La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado la decisión del magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, Alejandro Abascal, de inadmitir la querella que interpuso Vox contra el diputado de Podemos Pedro Honrubia que llamó al rey Felipe VI "facha" porque durante la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro, permaneció sentado en presencia de la conocida como "espada de Simón Bolívar", el libertador de este país.

La formación de Santiago Abascal interpuso en la Audiencia Nacional una querella contra el parlamentario del partido morado como presunto autor de un delito de injurias al rey, provocación al odio contra la familia real y de odio por publicar en Twitter el 8 de agosto de 2022, tras la ceremonia de investidura del presidente de Colombia, a la que había asistido Felipe VI, y donde se había realizado un homenaje a la espada de Simón Bolívar, del siguiente texto, junto a una fotografía en la que puede verse al presidente colombiano en pie y a S. M. sentado: "Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina. Y si a Felipe el facha le molesta, pues que le den por saco".

Inadmitidas por el juez

Estas acciones legales fueron inadmitidas en primera instancia por el magistrado el 19 de septiembre de 2022, una decisión que ha confirmado ahora la Sala en un auto de 25 de noviembre, al que ha tenido acceso El Periódico de España, del grupo Prensa Ibérica.

El instructor consideró que el tribunal competente era el Supremo y, por otro lado, que los hechos denunciados no cumplían los requisitos exigidos por la jurisprudencia para elevar al Alto Tribunal una exposición razonada. No obstante, dejaba la puerta abierta para que Vox pudiera interponer nuevas acciones legales en el órgano competente: el Tribunal Supremo.

Vox consideraba que Honrubia había cometido los mencionados delitos al publicar el tuit, en el que afirmaba, de forma literal: "Lo que se echa de menos una buena guillotina en la historia del estado español, joer". Para la formación de ultraderecha este mensaje era un "evidente ataque directo al honor de la institución de la monarquía", pues aludía al simbolismo de la guillotina: "Conocido por ser el método utilizado para acabar con la monarquía en la Revolución Francesa, dando muerte al monarca Luis XIV (sic) y su familia", dice la querella de la formación liderada por Abascal, que confunde a Luis XVI, que falleció guillotinado, con su tatarabuelo, Luis XIV.