Primero el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ha cargado contra el Partido Popular por no condenar rápidamente el asalto de una turba de bolsonaristas a las instituciones del Estado en Brasil. Minutos después, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha calificado de "repulsivo" el golpe y ha subrayado que el apoyo de España al recién elegido presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, es total.

"Las noticias que nos llegan desde Brasil nos recuerdan cuál es la mayor amenaza que pesa sobre la democracia, la paz y la prosperidad en el mundo: ese resurgir de movimientos ultras dispuestos a arrollar con todo, con unos métodos que conocemos", ha dicho el presidente, Pedro Sánchez, ante el grueso de los jefes de misión de España en el extranjero, reunidos en Madrid para la VII Conferencia de Embajadores. "Todo el apoyo del Gobierno de España y del conjunto de la sociedad española al presidente electo de Brasil, Lula da Silva, y a las instituciones libre y democráticamente elegidas por el pueblo brasileño".

El socialista ha asegurado que los métodos usan los extremistas se repiten "milimétricamente" en todos y cada uno de los países que sufren estos movimientos: en primer lugar, un uso sistemático de la mentira; después, el recurso al insulto y a la violencia verbal, para envenenar la convivencia de la sociedad y para exaltar a sus seguidores; y, finalmente, un ataque a las instituciones democráticas y a la legalidad democrática, ha añadido.

Ante los embajadores, ha pedido que España siga ofreciendo un "antídoto" contra esos extremismos, basado en la acción exterior centrada en la democracia, los derechos humanos, la igualdad de género y el respeto a las instituciones internacionales.

Albares ve "lamentable" la actitud del PP

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ha calificado de "lamentable" el comentario de la secretaria general del Partido Popular, Cuca Gamarra, tras el asalto al Congreso en Brasil por parte de simpatizantes del expresidente brasileño Jair Bolsonaro y ha criticado que en la que fue la primera manifestación de los 'populares' no se hiciera una referencia de apoyo al actual mandatario, Luiz Inácio Lula da Silva. Citando un tuit de condena de Pedro Sánchez, la portavoz del PP dijo: "Contigo, en España esto ahora es un simple desorden público", en referencia a la eliminación del delito de sedición.

"Yo lo vi y debo decir como ministro de Exteriores del Gobierno de España que me ha preocupado mucho (...) Y, desde luego, ya como ciudadano español me parece lamentable que se intente cuestionar la legitimidad del presidente del Gobierno", ha trasladado Albares en una entrevista en Cadena Ser. En este sentido, el jefe de la diplomacia española ha asegurado que le preocupa "mucho" que el principal partido de la oposición "no tenga nada que decir con respecto al apoyo a la democracia en Brasil" en su primera manifestación pública ni sobre el "rechazo a la ultraderecha".

Esto, a su juicio, demuestra que el Partido Popular "no tiene nada que decir en política exterior" y ha hecho hincapié en que esta situación se observa en un país como España que está "a algo más de cinco meses" de ostentar la Presidencia del Consejo de la Unión Europea.

Esta mañana, el líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, sí ha condenado en Twitter los acontecimientos de Brasil. "Manifestamos nuestro apoyo al pueblo brasileño y hacemos un llamamiento al inmediato restablecimiento del orden constitucional", ha dicho el presidente del PP. "No se puede ceder ante los populismos y la radicalidad, que intentan socavar el respeto a las instituciones, la democracia y las libertades públicas.

"Un rastro trumpista"

El ministro Albares ha considera que se hacen comparaciones en lo que se trata de un asalto a un congreso por elementos ultraderechistas que intentan impedir un proceso democrático, se intenta frivolizar con un hecho como ese sin hacer referencia de apoyo a Lula y sin ni siquiera expresar el rechazo a esos elementos paralelismos supuestos en España retuiteando un tuit del presidente del Gobierno que sí apoyaba claramente a la democracia en Brasil.

Sobre lo ocurrido en Brasil, el ministro observa que hay un "rastro trumpista en la forma en que se actuó" con ultraderechistas movilizados entrando al Congreso, no queriendo marcharse y, sobre todo, el trasfondo político que es "el no querer reconocer unos resultados claros, democráticos, tras una votación que es la que ha llevado a la presidencia de Brasil a lula y que han sido ratificados por el tribunal supremo electoral de Brasil".

Albares ha apostillado que estos hechos nos tienen que llevar a la reflexión de que la democracia se debe defender todos los días teniendo en cuenta que hace dos años ocurría en Estados Unidos un "patrón idéntico".

Asimismo, ha trasladado que ayer tuvo la oportunidad de hablar con su homólogo brasileño al poco de iniciarse los incidentes a quien trasladó todo el apoyo del Gobierno de España. Además, ha destacado que Sánchez fue de los primeros líderes mundiales en enviar un mensaje de solidaridad al respecto.

Sobre si ve difícil alcanzar la estabilidad en Brasil, el ministro vaticina que las escenas de ayer y todo lo que se vivió en las semanas previas a la toma de posesión de Lula hacen "presagiar que esos movimientos no van a desaparecer con facilidad y que las fuerzas ultraderechistas que siembran duda sobre los resultados electorales al final empujan poco a poco a actuaciones como esa".