El asalto del domingo al Palacio presidencial, la Corte Suprema y el Congreso de Brasil por parte de los seguidores del expresidente y reciente perdedor de las elecciones, Jair Bolsonaro, ya es una asunto más dentro del crispado debate político español, con los dos principales partidos interpretando lo ocurrido para criticar al rival. 

Para el PSOE, lo ocurrido muestra la “irresponsabilidad” del PP, después de que la secretaria general de los conservadores, Cuca Gamarra, aprovechara el asalto para recriminar a Pedro Sánchez su decisión de derogar la sedición, sustituida por un delito de desórdenes públicos, y de que el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo, evitara en su primera reacción dar su respaldo al actual presidente del país latinoamericano, Luiz Inácio Lula da Silva

El nuevo portavoz del comité electoral del PP, Borja Sémper, se ha estrenado este lunes puntualizando a sus jefes y asegurando que sí dan su "apoyo" a Lula da Silva. "Damos desde aquí nuestro apoyo al Gobierno de Lula de Lula en Brasil y también el apoyo de afecto y cariño al pueblo brasileño, que entendemos que está hondamente preocupado", ha declarado en la sede de Génova, donde minutos antes había sido presentado por Alberto Núñez Feijóo ante la prensa.

Pero Sémper ha continuado con la línea abierta por Gamarra y el propio Feijóo (este en una entrevista en la Cope) y ha mantenido la comparación entre las algaradas de Brasil y lo que puede pasar "en el futuro" en España con los independentistas y los "populistas". Sémper considera que movimientos sociales instigados "por partidos de corte populista" pueden conllevar a escenas como las de Brasilia. "Lo que sucedió ayer es extraordinariamente grave, lo compartimos todos. ¿Compartimos todos también que el presidente de la Generalitat y diputados tengan que entrar y salir del Parlament de Cataluña en helicóptero, como sucedió en 2011?", se ha preguntado en referencia a los 'indignados' que impidieron el funcionamiento normal de la institución catalana en junio de aquel año. De ese movimiento social también ha hablado al recordar el 'Rodea el Congreso', que tuvo una de sus jornadas más importantes en octubre de 2016, cuando Mariano Rajoy fue investido como presidente del Gobierno por segunda vez.

"Muros de contención"

Sémper también se ha preguntado si alguien se imagina a Lula "dentro de cinco años" modificando el Código Penal para "rebajar las penas de los que ayer intentaron un golpe de Estado". El nuevo portavoz del PP aludía así a las modificaciones legales que ha impulsado el Gobierno de Pedro Sánchez para derogar el delito de sedición y rebajar las penas de malversación. Sémper ha reclamado que si los "populismos de uno u otro extremo" están "atacando" las instituciones, los "muros de contención" tienen que fortalecerse, no debilitarse con esas reformas legales. Según el político vasco, lo peligroso es el "clima previo" que se se está creando con "populistas" que se creen con "el derecho" de asaltar instituciones y cuestionar gobiernos legítimos. "Afortunadamente, no hemos vivido ese nivel de asalto de instituciones [en España]. Lo que tenemos que hacer todos es que no suceda nunca", ha concluido.

Contra Gamarra

“La actitud del PP nos ha generado un enorme asombro y preocupación”, ha señalado este lunes, tras la ejecutiva del PSOE, la portavoz socialista, Pilar Alegría.  “Lo que dijo Gamarra se descalifica por sí mismo. Yo esperaba que el señor Feijóo hubiera manifestado que no era en absoluto adecuado. No lo hizo. Salió con un tuit en el que no da un apoyo claro al presidente de Brasil. ¿Por qué? No lo entiendo. Es muy sencillo trasladar el apoyo en unos cuantos caracteres –ha continuado la también ministra de Educación-. Más allá de buscar paralelismos, lo que sí llevamos observando es la posición de absoluta falta de responsabilidad por parte del PP. El PP sigue sin hacer la digestión del último resultado electoral. Y cuando no haces la digestión, provocas un discurso en el que tachas a este Gobierno de ilegítimo. La oposición en este país tiene un papel muy importante. Y más cuando un país vive momentos tan difíciles como este. El PP en ningún momento ha estado al lado del Gobierno, ni durante la pandemia ni en la guerra. Ha llegado el momento de pedir al PP responsabilidad y altura de miras”.

Frente a la tesis de Gamarra, que señaló que si algo como lo ocurrido en Brasil tuviera lugar en España sería ahora juzgado como meros “desórdenes públicos”, Alegría ha recordado que el delito de rebelión sigue en vigor, y que este sería el tipo aplicable por parte de los tribunales ante hechos como los del domingo.  

Las palabras de Sánchez

Horas antes, el presidente del Gobierno ha tenido palabras más institucionales, sin caer en la crítica expresa al PP. "La mayor amenaza a la democracia es el resurgir de movimientos ultras dispuestos a arrollar con todo. Conocemos estos movimientos. Se repiten en todos los lugares: uso sistemático de la mentira, recurso al insulto para exaltar a sus seguidores y finamente un ataque a las instituciones y a la legalidad democrática. Lo vimos en EEUU, lo vemos en Brasil y lo presenciamos a diario en distintas latitudes. Los valores de la democracia, la igualdad de género, los derechos humanos y el respeto a las instituciones son el mejor antídoto frente a este fenómeno repulsivo. Cada país elige su camino. España ha elegido el camino del progreso", ha señalado el presidente durante un encuentro con embajadores.