Los socialistas comienzan 2023 con una bajada de sus perspectivas electorales, según las últimas encuestas publicadas, y el reforzamiento de la idea de que Alberto Núñez Feijóo tiene opciones de llegar a la Moncloa. Un horizonte que el PSOE parecía haber espantado en los últimos meses y que vuelve a tomar cuerpo, después de un fin de año en el que el Gobierno se ha visto salpicado por muchas polémicas. La reforma de la sedición y la malversación, ya aprobada en el Congreso y el Senado, el goteo constante de rebajas a delincuentes sexuales en aplicación de la ley del 'sí es sí' y el choque institucional con el Tribunal Constitucional, que tumbó una nueva reforma exprés del Ejecutivo.

Pese a todo este ruido, pocos días antes de Navidad en el Gobierno y en el partido se felicitaban por haber logrado frenar la línea ascendente del nuevo líder del PP. Según los datos del CIS, en julio pasado Feijóo conseguía atraer el 600.000 votantes socialistas y en noviembre esa cifra había bajado a la mitad, tras la campaña impulsada de Moncloa para trasladar a la opinión pública que el candidato popular no era ni un dirigente moderado ni un buen gestor. Pero, aunque este relato ha tenido efectos positivos para el PSOE, reflejado también de manera general en los sondeos, diciembre ha sido un mes malo para el Ejecutivo.

Fuentes socialistas reconocen que la modificación de los delitos de sedición y malversación ha tenido efectos perniciosos, sobre todo en la movilización del electorado socialista, porque "es más fácil" contar a la gente la gratuidad del Cercanías de los motivos por los que se hace esta reforma. No obstante, creen que es algo "coyuntural", que se corregirá en los próximos meses, porque, apuntan, en la carrera electoral PP y PSOE son como dos coches en plena competición y depende del punto del trayecto uno y otro "asoma el morro".

Por eso, lejos de caer en el pesimismo sobre las consecuencias de decisiones impopulares como los cambios en la sedición y la malversación, sobre todo en territorios como Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, y la difícil digestión de la reducción de penas de los delincuentes sexuales, los socialistas se quedan con que los datos fríos del sondeo publicado este lunes en EL PAÍS -sin aplicar correcciones- les concede una intención directa de voto del 20,5%, por encima del PP, y mejores cifras en voto más simpatía que los populares.

Sevilla y Valladolid estrenan la precampaña

En cualquier caso el PSOE arranca 2023 con la vocación de trasladar a la ciudadanos todo lo que se ha hecho en los últimos años y volcado ya en las elecciones autonómicas y municipales de mayo. La portavoz de la Ejecutiva y ministra de Educación, Pilar Alegría, anunció en rueda de prensa que Pedro Sánchez inicia la precampaña con un acto el sábado en Sevilla y otro el 21 en Valladolid, dos alcaldías muy importantes para los socialistas y que pretenden conservar. En abril, además, habrá una convención municipal, en una ciudad aún por determinar.

Salimos con una "actitud ganadora", dijo Alegría, y "vamos a por todas las plaza y todos lo municipios". "No renunciamos a ningún territorio". El PSOE insistió, "sale a ganar", "tenemos una hoja de servicio" y "partimos con las mejores condiciones".