Tres novelistas que han abordado ese lado oscuro de la existencia. Ernesto Pérez Zúñiga y Alejandro Palomas, a modo testimonial, como víctimas en la infancia y Antonio Soler por medio de testimonios para construir ficción, dialogan sobre el siempre delicado lenguaje del abuso y sus códigos a medio camino entre la palabra y el silencio.