Su brillante guión, su trepidante trama, sus espectaculares coreografías, su mítica partitura, sus pegadizas canciones (‘All that jazz’ y ‘Razzle-Dazzle’)… son muchas las razones que han convertido Chicago en el segundo musical más veterano y duradero en Broadway, después de El fantasma de la ópera.

Ambientada en la agitada década de 1920, cuenta la historia de Roxie Hart, un ama de casa y bailarina de un club nocturno que asesina a su amante después de que este la amenace con dejarla.

Desesperada por evitar la condena, engaña al público, a los medios de comunicación y a su compañera de celda, Velma Kelly, al contratar al abogado criminalista más hábil de la ciudad para transformar su malvado crimen en una avalancha de titulares sensacionalistas.

El espectáculo está basado en la obra teatral publicada en 1926 por la periodista Maurine Dallas, a partir de los crímenes reales que ella misma había cubierto para el Chicago Tribune.

Se ha estrenado en 36 países y ha sido visto por más de 33 millones de espectadores. Ha sido galardonada 60 premios internacionales, entre ellos, seis Tony, dos Olivier y un Grammy.

Fue adaptado al cine, en 2002, con dirección de Rob Marshall y un reparto encabezado por Renée Zellweger (Roxie Hart), Catherine Zeta-Jones (Velma Kelly) y Richard Gere (Billy Flynn). La película obtuvo seis Oscar, incluyendo el de Mejor Película y Mejor Actriz Secundaria (Catherine Zeta-Jones).

Esta es la tercera versión del musical que se hace en nuestro país.