Actividad dirigida al alumnado de Educación Infantil y Primer ciclo de Educación Primaria.

Participantes:

Alumnos/as de segundo ciclo de Educación Infantil y primer ciclo de Educación Primaria acompañados de uno o dos profesores/as del centro educativo. Un máximo de 25 alumnos/as por sesión.

Todos y todas hemos jugado en algún momento de nuestra vida a las "casitas" y seguramente hemos observado cómo aún juegan los niños/as de ahora.

Hacer de mamá o papá, preparar la comida, organizar la casa o salir a pasear en coche, son acciones que niños y niñas realizan de forma espontánea. Se trata de un juego de aprendizaje por imitación en el que reproducen el mundo adulto de los cuidados y donde lo simbólico cobra un papel fundamental.

Que niños y niñas realicen tareas de casa a diario, haciéndolas por ellos mismos, les permite trabajar la coordinación, el orden y la concentración, lo que les ayuda al desarrollo de su autonomía, a elaborar un pensamiento ordenado y a construir una autoconfianza sin miedo al error.

Para el alumnado de Educación Infantil y Primer ciclo de Educación Primaria proponemos una actividad en la que, tras pasar por el juego proyectado ante las obras del museo, experimentamos con las tareas de "vida práctica", denominadas así en las pedagogías activas: Desde lavar los platos y tender la ropa, hasta hacer la compra en el mercado, entendiendo cómo han llegado esos productos ahí.