Hace un año que Telecinco cancelaba de manera fulminante el programa ‘Sálvame’ dando lugar a una nueva etapa en el mundo de la televisión. En todos los sentidos. Y es que no solo se producía un cambio en la parrilla mediática de Mediaset tras 14 años liderando las tardes, sino que también producía un éxodo de todos sus colaboradores. Desde los más carismáticos y fijos, a los más periodísticos y de apariciones puntuales. Cada cual se reinventó y resurgió como pudo y dónde pudo.

Así, mientras unos probaron suerte en Netflix para luego emprender un proyecto streaming bajo el nombre ‘Ni que fuéramos Shhh’ -que ahora, por cierto, ha dado el salto a la televisión tradicional en el canal Ten-, y otros continuaron en los platós de Mediaset, como Carmen Borrego o Carmen Alcayde, hay quienes decidieron poner tierra de por medio haciendo las maletas y cambiado de cadena. Y si bien en Televisión Española, por ejemplo, cuentan ahora con Terelu Campos y Lydia Lozano, ha sido Antena 3 el destino preferido de la mayoría de ex colaboradores de ‘Sálvame’. Alonso Caparrós, Laura Fa o Gema López, entre otros, lo atestiguan. 

Aunque los nuevos devenires profesionales de algunos de los personajes más ilustres del antiguo magacín presentado por Jorge Javier Vázquez ha levantado resquemores entre algunos de ellos, como es el caso de Belen Esteban y Terelu Campos, todos, o al menos aquellos que no se encuentran ligados a Mediaset siguen vinculados. Porque todos tienen en común un mismo blanco, que es, precisamente Mediaset. Si bien las críticas más sonadas y las que más atención han acaparado, por su dureza y su contundencia, han sido las vertidas desde ‘Ni que fuéramos Shhh’, estas no han sido las únicas, ni mucho menos. Sin ir más lejos, el último dardo lo ha lanzado el lunes Gema López.

Nuevo ataque a Telecinco

“Lo del código ético me lo impusieron allí y yo decía ‘pero si al final el código ético, como yo digo son las demandas’. El límite lo pone la ley y luego hay que ser respetuoso”, empezaba opinando la periodista en referencia a las restricciones que sufrieron en la última etapa de ‘Sálvame’. Y aunque reconoce entender que “en todas las cadenas haya ciertos vetos y ciertos personajes de los que no se habla”, lo que ocurrió en aquella época fue demasiado, tanto que sus consecuencias fueron también considerables. 

“Pero ir a ese extremo, sí les ha pasado factura”, esgrimía la actual colaboradora de ‘Espejo Público’ en referencia a Mediaset. “Había tantos nombres en la lista de los prohibidos a última hora que yo no entendía nada, sobre todo cuando veo programas donde va gente a matar a su madre, a hablar de su hermana, que el otro va con la pulsera telemática…Ojo que yo les hubiese entrevistado, pero yo doy la cara y digo ‘esta es la tele que hago’. No voy de fina y luego por detrás…” dejaba caer la periodista. Eso sí, en su opinión, parece que Telecinco ha aprendido de sus errores y está empezando a enmendarlos. “Esa es la parte que yo no entiendo y creo que ahora Telecinco ahí está aprendiendo y va reconduciendo”, decía.

Ahora bien, aún hay ciertas cuestiones que deben solucionarse. La primera relacionada con Ana Rosa Quintana: “Creo que a Ana Rosa le iban a dar un proyecto que no es el que ella tiene. Cuando Ana Rosa iba a hacer las tardes era un momento en el que las elecciones no se habían adelantado, en el que ya podría hablar de política y creo que se ha tenido que comer un marrón en el que no está cómoda”, sentenciaba Gema López.