05 de abril de 2010
05.04.2010
'Málaga sensaciones'

Suecos y escoceses en los varales de la Esperanza

Un grupo de 90 extranjeros, residentes en la Costa del Sol, visitó ayer la casa Hermandad de la Esperanza

30.03.2010 | 08:47
Los visitantes extranjeros se convirtieron ayer en hombres y mujeres de trono.

"Hace falta tener un alma y ser una persona religiosa para hacer estas cosas", comenta Dorothy Boyer, una escocesa residente en la Costa del Sol, mientras admira un bordado en oro en la Archicofradía de la Esperanza.
Justo detrás tiene ´el barco´, el esplendoroso trono de la Virgen de la Esperanza. Para conocer mejor la sensación que experimentan sus 262 portadores, a una indicación, los visitantes de Suecia, Noruega, Finlandia y Gran Bretaña se meten bajo los varales con expresión de asombro e ilusión, como niños pequeños.
Este espectáculo tan hermoso pudo vivirse ayer gracias al programa ´Málaga Sensaciones´, del economista malagueño Nacho Mata, que cuenta con el apoyo del área de Turismo del Ayuntamiento. "Invitaba a los clientes de la Costa a visitar Málaga y me di cuenta de que muchos no conocían la capital", comentaba Nacho. En diciembre, medio centenar de escandinavos pudo conocer el Centro Histórico. En esta ocasión, se sumaron 90 personas a la cita con la Semana Santa.
En la Basílica de la Esperanza, el primer teniente hermano mayor, Salvador García Morgado, les explicó el cometido de una hermandad de Semana Santa y la importante labor social que la Archicofradía realiza durante todo el año.
Leif Hellman, clarinetista jubilado de la Orquesta Real de Estocolmo y residente en Nerja, confesaba ayer que lo que estaba viendo "es exótico para nosotros pero también maravilloso". El señor Hellman explicaba que conoce la Semana Santa de Perugia, Italia, "pero esto es más bonito", mientras daba muestras de que la charla del cofrade malagueño le había impresionado.
A Lars Edvarsson, también sueco, la visita le ha parecido algo "fantástico porque normalmente no vemos algo tan grande". Después de hacer durante unos minutos de hombres y mujeres de trono, los visitantes contemplaron con detalle un vídeo sobre la salida de la archicofradía de la Esperanza. Las bocas seguían abiertas.
Tras la visita, el grupo se dirigió a visitar el remodelado mercado de Atarazanas y luego fueron a la calle Císter a ver pasar la cofradía de los Estudiantes. Seguro que muchos regresarán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook