06 de marzo de 2012
06.03.2012
Vivienda

El PSOE-A se moja contra los desahucios

Griñán presenta el programa en mitad de una gran tensión tras apuntar el PP a nuevos escándalos: "Envilecen la campaña"

06.03.2012 | 02:11
Griñán saluda a los invitados ayer a la presentación del programa del PSOE-A.

La sala de un hotel y representantes de unas 200 asociaciones que han participado en el programa electoral del PSOE-A. Muchos colectivos sociales, apuntaron varios asistentes, pocos representantes económicos. Prácticamente a la misma hora, el PP reunía a mucho empresario andaluz muy cerca. El presidente de la Junta y candidato de los socialistas, José Antonio Griñán, presentó ayer las propuestas con las que optan a renovar otros cuatro años de socialismo en Andalucía. La lucha contra el paro será la prioridad y prometen blindar la sanidad y la educación públicas.

El Gobierno andaluz, si sigue en manos de Griñán, utilizará su impuesto sobre los depósitos bancarios para empujar a las entidades a cancelar hipotecas con la entrega de la vivienda. Si lo hacen, tendrán deducciones. En un principio el PSOE rechazó en el Congreso esta medida. Después, asumió la iniciativa que ya hoy el Gobierno del PP ha hecho suya, aunque proponiendo tantísimas condiciones para que alguien pueda librarse de la carga hipotecaria entregando su piso que es muy difícil de cumplir.

El ambiente estaba tenso. Bastó con ver cómo Griñán entraba en la sala literalmente acorralado por las cámaras. Es una «puñalada», en palabra de uno de los miembros de la ejecutiva regional socialista, que el día elegido para poner de largo un programa «largamente trabajado y discutido» –defienden– la sombra de otro escándalo de corrupción se extienda manchándolo todo. Un escándalo que para los socialistas no es tal, sino «humo» y un «montaje». El caso es cuestión se refiere a la empresa pública Invercaria.

No es un político al uso. El presidente andaluz contó con la presentación de la periodista Mercedes de Pablos, hoy concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Sevilla. En pocas ocasiones escuchará el candidato socialista un panegírico como el que le brindó. En privado, los socialistas se muestran convencidos que están siendo perseguidos y sometidos a una dura campaña con la intención de destruir la imagen de Griñán. Un hombre «valiente», «honesto», «apasionado», «serio» –no triste–. Y se podrían seguir sumando adjetivos en boca de la presentadora. «Griñán no es un político al uso, pero de Plácido Fernández Viagas también se dijo que era demasiado honesto para ser político», incidió De Pablos.

No es ésta una campaña de grandes promesas o programas cargados de anuncios deslumbrantes. Con un millón de parados en la comunidad, y los que quedan por llegar, el PSOE se vuelca en el empleo. Griñán reivindicó una economía «sostenible» y propuso un Instituto de Crédito Andaluz, un banco público dotado con 1.500 millones de euros a disposición de los emprendedores. Los socialistas abogan por una Agenda de Andalucía por el Empleo, dotada con 12.000 millones. Proponen un cambio en el sistema de ayudas a empresas optando por el Bono Empleo, que liga las subvenciones al trabajador.

El presidente fue muy explícito sobre el cumplimiento del déficit. Seguir recortando sin más, dijo, sería «un descomunal error». Brindó su apoyo a Rajoy respecto a su nueva propuesta de déficit ante Europa. Pero dejó claro que el reparto de los recortes, que recaen mayoritariamente sobre las comunidades que son las que gastan en políticas sociales, es «un disparate». Griñán, además, apuntó que las cuentas en los Presupuestos Generales del Estado no le salen. «Me preocupa», dijo, «da susto».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Oscars | Premios Goya
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Opinión de Málaga