La nadadora malagueña Paula Ruiz ha concluido en 16ª posición en la maratón de diez kilómetros en aguas abiertas en su debut en unos Juegos Olímpicos en Tokio 2020, en una prueba que se llevó la brasileña Ana Marcela Cunha, por delante de Sharon van Rouwendaal y la australiana Kareena Lee. Tras un inicio de carrera en el que la nadadora del CN Inacua se mantenía en el grupo cabecero (con un aviso amarillo desde bien pronto), Paula se descolgaba de la cabeza al paso por el kilómetro 5,7 (cuarta vuelta de las siete de las que se compone la prueba) y en el siguiente punto cronometrado, a los 6,6 kilómetros, la diferencia era ya de más de un minuto. Al paso por la quinta vuelta, Paula nadaba en solitario a 1:18 de la cabeza en 17ª posición, pero en un gran final Paula recuperaba puestos y acababa luchando con la rusa Kirpichnikova en un apretado sprint para ser finalmente 16ª con un tiempo de 2h03:17.6, a 3:46.8 de la vencedora y de un total de 25 nadadoras.

Se le hacía larga la prueba a la malagueña, en un parque marino de Odaiba con unas condiciones (las habituales durante estos Juegos) de mucha humedad y mucho calor. Superado el octavo kilómetro de carrera, Paula Ruiz ya perdía dos minutos y nueve segundos con la cabeza de carrera, que en ese momento lideraba la alemana Leonie Beck. Se esfumaban definitivamente las opciones de medallas, claro, y de lograr un diploma olímpico en su primera participación en unos Juegos.

Una imagen de la prueba de maratón de aguas abiertas disputada en el parque marino de Odaiba. Miguel Gutiérrez / EFE

La lucha por las medallas iba a decidirse, completada la sexta vuelta (8,6 kilómetros) entre la mencionada Beck, la brasileña Ana Marcela Cunha que lideró la carrera durante su primera parte y la holandesa Sharon van Rouwendaal. Finalmente, la brasileña, la holandesa y la australiana Lee, llegando desde tras, ocuparon el podio.

Por la parte trasera, Paula mantenía la 17ª plaza al inicio de la última vuelta superando en casi minuto y medio a la siguiente nadadora, la británica Alice Dearing. En el último tramo de la prueba, la malagueña conseguía mejorar posiciones para llegar en un apretado sprint que perdió por una décima con la nadadora rusa.

Paula Ruiz: "Quedarse solo es bastante jodido"

“Ha sido una carrera bastante dura desde el principio”, reconocía Paula Ruiz a la conclusión de una prueba en la que se quedaba fuera del grupo muy pronto. “He sabido llevarlo, ya que quedarse solo es bastante jodido. Yo sabía que me iba a pasar esto. Solo que el corte lo esperaba en la sexta vuelta, empezando la séptima, pero no tan pronto. Quedarme tres vueltas sola ha sido bastante complicado pero iba a escuchando a mi entrenador y he ido remontando puestos de las chicas que iban cayendo”. Sobre el aviso amarillo recibido al poco de iniciar la prueba, Paula ha afirmado que "yo estaba algo nerviosa por que quería hacerlo bien, y cuando llevábamos apenas mil metros de carrera me sacan la amarilla cuando el golpe lo había recibido yo... eso me ha descolocado bastante, pero he sabido volver en carrera".

Sobre las duras condiciones de la carrera en el parque marino de Odaiba, Paula Ruiz afirmaba que “el agua estaba a 30 grados, si no estaba a más. Las condiciones fuera tampoco ayudaban por que fuera hace también bastante calor. Creo que todas habremos avituallado en cada vuelta y ese aspecto lo he controlado bastante bien”.

Era su debut olímpico y eso se notó. “Aquí somos 25 de alto, alto nivel y el grado de exigencia de la carrera se eleva bastante, pero si miras la medida de edad, las chicas de 23 y 24 años para arriba son las que han ganado (Paula tiene 22 cumplidos en febrero), las que más carreras han hecho”. Y ahora… ¿París 2024? “He aprendido bastante y ahora me queda mucho para París 2024. Allí no se sabe lo que va a pasar, pero seguro que mejor”, concluía la nadadora malagueña que cerraba su primera participación en unos Juegos Olímpicos con una meritoria 16ª posición.