04 de mayo de 2010
04.05.2010

Cartas al director

04.05.2010 | 07:00

 Agradecimento a EMASA

 
Quizás por mi deformación de jurista, aunque ya jubilado, un servidor pertenece a ese espécimen raro de personas que jamás dudan en hacer las reclamaciones o formular las quejas que considera necesarias o convenientes, –siempre, eso sí, en el foro adecuado y no en una reunión de amigos o en un bar, donde no se consigue nada–, cuando de defender los propios intereses se trata o cuando entiende que algo no funciona bien. En plano un tanto jocoso uno suele decir que si hubiera muchos franciscos botín en el mundo, éste funcionaría de otro modo.
De tal censura o crítica a la que me refiero no han quedado nunca excluidas obviamente las administraciones o empresas públicas, alguna de las cuales mantienen una constante negativa en su modo de proceder por el prurito de acudir con incomprensible frecuencia al denostado silencio administrativo, cuando no en salirse airosamente por la tangente. Pero, por aquella misma razón de cuanto sensu contrario expongo al principio, tampoco me duelen prendas reconocer que cuando algún organismo o entidad, sea pública o privada, funciona bien es de justicia resaltarlo y, si se tercia, de airearlo a los cuatro vientos. Y esto es lo que pretendo en esta ocasión hacer con respecto a EMASA
Me refiero en concreto a la petición, –que no queja ni reclamación–, que formulé a dicha Entidad con motivo de una fuga de agua que, a la vista del consumo excesivo reflejado en la última factura de suministro, observé existía en las conducciones de mi domicilio. Un servidor simplemente solicitaba a EMASA que tuviera el gesto generoso de compensarme en parte el perjuicio económico sufrido a consecuencia de ello. Y he aquí que, además con una rapidez inusitada, digna del mejor encomio, –pues, en tanto mi escrito fue presentado el 12 de abril último, la solución favorable es del 14 del mismo mes–, EMASA tuvo a bien concederme una importante bonificación, que para mayor abundamiento ya me ha sido abonada en la cuenta domiciliaria de los recibos.
Con esa forma de proceder y de actuar, sí señor, se gestiona un servicio público y se da satisfacción al ciudadano.
De nuevo, pues, muchísimas gracias a EMASA de todo corazón.

Francisco Botín Ruiz
Málaga
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine