09 de julio de 2010
09.07.2010

Guarrería recalcitrante

09.07.2010 | 02:23

Si fuera un tipo de esos cuidadoso y ordenado, que guardan y archivan los artículos, podría haberme ahorrado el tecleo de estas líneas, y haber tomado un texto publicado hace tres, cuatro o diez años, y seguiría vigente. Decía Antonio Lara, «Tono», que había una tremenda injusticia entre escribir teatro y escribir para el periódico: una obra de teatro se representaba docenas, cientos de veces, mientras que como se te ocurriera publicar un mismo artículo dos días seguidos, a la mañana siguiente te acusaban de estafador.
En este Estado de reinos taifas, además de la selección española de fútbol y El Corte Inglés, todos los reinos taifas –hoy llamados autonomías– coinciden en que en las piscinas públicas es obligatorio ducharse antes de introducirse en la alberca colectiva. Es decir que, a pesar de nuestras numerosas diferencias identitarias, si un catalán se mete en la piscina, cubierto de una mixtura en la que se mezclan los sudores y las cremas solares es tan guarro como un cántabro o un extremeño que haga lo mismo. Y, como carecemos de un estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas sobre los porcentajes de guarros en Galicia o en Andalucía, basándome en el poco empírico procedimiento de la observación personal he llegado a la conclusión de que la guarrería recalcitrante estructura España. Podríamos decir que esta cochinada de no ducharse antes de introducirse en las piscinas nos configura como Zara o Mercadona.
Y no se le ocurra llamar la atención a los guarros. El guarro suele tener muy mal carácter, seguramente por su propia idiosincrasia, y suele ser muy susceptible, e incluso violento. Resígnese. Ya sabíamos que a nadie le huele mal su propia porquería, incluso habrá señoras que piensen que de sus glándulas sudoríparas emergen las fragancias del Chanel nº 5.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog