14 de julio de 2010
14.07.2010

Presidente Del Bosque

14.07.2010 | 02:44

Para dirigir y llevar al éxito un equipo, una empresa, una institución, un gobierno hacen falta casi las mismas cosas: un proyecto, a ser posible compartido e ilusionante; los mejores profesionales; ideas claras sobre lo que se tiene entre manos; trabajo en equipo y que cada miembro de éste sepa lo que tiene que hacer; una gestión adecuada de los recursos; y mucho respeto por los destinatarios de lo que cada uno produce. Luego, hay muchas más cosas. Pero casi todas son accesorias. Lo que vale para la empresa, vale para el fútbol y vale para la política.
El PIF español (Producto Interior Futbolístico) ha pegado un subidón estratosférico con Vicente del Bosque. Sucedió a Luis Aragonés en un momento delicado. No necesitaba más currículo: lo había ganado todo con el Real Madrid de donde, sin embargo, salió de mala manera. Su «pasión turca» no funcionó, pero seguro que le hizo mejor y más maduro. Este salmantino ilustre no se endiosó nunca, nunca olvidó sus principios y arriesgó siempre. Sólo se equivoca el que arriesga.
Desde que llegó a la selección sólo ha tenido un objetivo: buscar la calidad, la excelencia. Ha llamado siempre a los mejores, ha hecho equipo, ha rescatado el valor de la marca España, el espíritu del sacrificio, la inteligencia y el esfuerzo. Ha tomado decisiones responsables y ha asumido por igual los aciertos y los errores. Es humilde, seguro y solvente, un maestro en la administración de talentos y de egos. El producto con el que trabaja es enormemente sensible: jóvenes triunfadores, millonarios, idolatrados, por encima del bien y del mal. Del Bosque no ha tratado de enseñarles a jugar al fútbol. Simplemente ha encontrado y ha gestionado sus intereses comunes. En equipo y bajo una misma bandera. No ha tenido nunca un mal gesto ni ha insultado a nadie. Respeta a todos los contrarios y «mata» por los suyos. Ha ganado lo máximo y ha sido generoso en el éxito y discreto en la celebración. ¡Hay tanto que aprender! Espero que tomen nota. Necesitamos un presidente como Del Bosque.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog