22 de julio de 2010
22.07.2010
ÚLTIMA HORA
Los Mossos califican el ataque de Cornellá como un atentado terrorista

Zapatero cambia el guión

22.07.2010 | 07:00

Bill Clinton defiende en sus memorias una concepción de la política tan peculiar como desconcertante. Según su decir, la política ya no consiste en resolver problemas políticos, económicos o militares. El objetivo de la política es «dar a la gente la posibilidad de mejorar su historia». Así las cosas, según Clinton, el presidente deja de ser un referente de poder para pasar a ser el guionista, el realizador y el primer actor de una secuencia política que dura el tiempo de su mandato. Con nuevos capítulos cada día. La Casa Blanca convertida en plató. Salvando las distancias, lo que aquí sería La Moncloa. Gracias a la televisión, la política pasa a ser realidad en el plano de lo simbólico antes de llegar a tocar tierra.
Leyendo a Clinton no he podido resistir la tentación de analizar desde ese prisma la forma de gobernar del presidente Rodríguez Zapatero. Lo cierto es que encaja perfectamente. Todo cuanto hace, desde sus ya míticos anuncios de proyectos (míticos por no pasar en muchos casos de la fase de crisálida), hasta los continuos cambios en materia económica o las ingenierías políticas diseñadas para atraer a los partidos nacionalistas, se ha ajustado a ese principio: él, ZP, siempre sale a escena como actor principal. Es el autor que fabrica un guión en el que se reserva lo esencial: el mensaje que quiere que cale en la opinión. El rasgo más «posmoderno» de esa forma de actuar es el que le delata como autor de un continuo intento de fabricar opinión. En ese sentido, tanto él como su fiel escudero José Blanco (sobrado de energía para llevar al tiempo el timón de Fomento y el departamento de «agit-prop» del PSOE), están en permanente campaña electoral.
No descubro nada, pero creo que dicho de esta manera cobra sentido el que ni el uno ni el otro (ZP y Blanco) se hayan cortado un pelo a la hora de rectificar toda su política en materia económica, pasando de Rodiezmo a Davos, sin por ello pedir perdón a los militantes y votantes socialistas. La cosa es muy sencilla: han cambiado de guión. Puede que incluso ya no crean en nada de lo que decían creer cuando hace seis años se hicieron cargo del Gobierno de España.
El poder, como también apunta el citado Bill Clinton, hace conservador (del propio poder) a quien lo alcanza. En ese registro –preservar el poder al precio político que sea– se mueve ahora Zapatero. En el PNV lo saben y le esperan para poner precio a su apoyo parlamentario así que a la vuelta del verano ZP necesite apoyos para aprobar los Presupuestos. Atentos a la pantalla, porque puede que ya esté redactando el guión de un nuevo capítulo en el que a lo peor le da por sacrificar a Patxi López, el lehendakari más prudente de cuantos han conocido los vascos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine