18 de abril de 2012
18.04.2012
Siete días

¿Recorte o cambio de sistema?

18.04.2012 | 07:00

La Administración pública moderna fue creada a partir del siglo XIX, para asegurar la subsistencia de los hombres y su mayor libertad. Ya en 1840 era común la idea de que «La Administración es la cadena que enlaza todas las partes del Estado» y a ella corresponde «remover los obstáculos que la intolerancia, los errores y los hábitos envejecidos oponen a la rápida comunicación de las luces» según Canga Argüelles en Voz de la Administración Pública.

Ciento setenta y dos años después, nuestra Constitución de 1978, en su artículo 9.3, sigue este planteamiento, casi con idénticas palabras: «Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integran sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social». Remover obstáculos y crear condiciones para asegurar la equidad en el conjunto de la ciudadanía es tarea fundamental del conjunto de las administraciones que deben prestar, con eficacia y eficiencia, estos servicios básicos: educación, sanidad, seguridad, medio ambiente, etc.

Con la Constitución, España se incorpora a los países europeos de nuestro entorno que, a partir de la segunda mitad del siglo XX, operan profundas transformaciones sobre el papel del Estado con relación a la sociedad civil y el sistema de garantías de derechos en lo que se ha venido denominando el «Estado del Bienestar» o «Modelo Social Europeo». Pasando de un concepto caritativo que produce beneficencia, a un concepto de equidad que garantiza derechos y como tales exigibles.

Entre estos derechos se encuentran la enseñanza básica obligatoria y gratuita y la protección de la salud. Por ello, produce preocupación el anuncio del Gobierno de acometer un recorte adicional, de 10.000 millones de euros en las partidas destinadas a estos derechos básicos, lo que, sin duda, representa una mala noticia para el conjunto de la ciudadanía, en especial a los sectores con menor capacidad económica.
En el momento de escribir este comentario, aún se conocen las medidas concretas y su aplicación, pero todo parece indicar que el 70% será en sanidad y el 30% en educación, porcentajes muy importantes que se unen a los recortes realizados en Presupuestos anteriores.

Analizando las partidas de gasto sanitario, es previsible que puedan verse afectadas prestaciones comunes pero costosas, como tratamientos cardiovasculares, enfermedades crónicas, servicios farmacéuticos y similares. Así como el capítulo de personal.

En relación a la enseñanza, la disminución de presupuesto afectará a su calidad, ya de por sí deficiente, con el aumento de alumnos, en Primaria y Secundaria, cinco más por clase, el resultado serán clases saturadas y docentes con más horas lectivas y consecuentemente, menor preparación de las materias a impartir. En las enseñanzas universitarias, se baraja un aumento de tasas de matriculación y menor partida para becas.

Con estas previsiones, es comprensible el temor y ansiedad en muchos sectores de la ciudadanía sobre la repercusión de estas medidas y la creencia que, lo que realmente se está gestando, es un cambio de modelo en los derechos sanitarios y educativos, con dos niveles de asistencia, uno privado/concertado de calidad para quienes puedan pagarlo, y otro de mínimos, con mayor precariedad y medios insuficientes, para los sectores de menor capacidad económica.

De ser así, supondría un cambio fundamental del sistema que nos alejaría del Modelo Social Europeo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine