28 de junio de 2012
28.06.2012

Cartas al director

28.06.2012 | 07:00

Sin cobertura médica en el Valle de Abdalajís en verano
Me dirijo a usted para exponerle la grave situación por la que pasa la atención sanitaria del pueblo del Valle de Abdalajís y otros pueblos de nuestra comarca. Estamos a las puertas del verano y el Servicio Andaluz de Salud mantiene su amenaza de cerrar los centros de salud por las tardes y, bajo el argumento de que hay que recortar gastos, no se va a contratar personal sanitario interino que sustituya a los médicos y trabajadores de la salud que estén de vacaciones.

Como respuesta a esta ameneza del SAS, el pasado 25 de mayo, los dos médicos y dos enfermeras del Centro de Salud del Valle de Abdalajís realizaron como protesta un paro de 10 minutos en su trabajo. Este paro lo apoyamos los vecinos y vecinas del pueblo con una concentración de más de 1.000 personas. El lunes 28 de mayo, realizamos una nueva concentración de protesta ante el centro de salud que agrupó a más de 300 personas.

Muchos hemos sufrido en nuestras propias carnes la tragedia de carecer de atención sanitaria en nuestros pueblos. En 1953, cuando yo tenía la edad de 3 años, mi madre tuvo que ver cómo se le moría en sus brazos mi hermanito de 8 años. El motivo: El Valle de Abdalajís no tenía atención médica y la carretera a Antequera estaba en mal estado (y sigue estándolo). Por si fuera poco en 1996 el pueblo carecía de ambulancia y mi hermana mayor tuvo que ser trasladada de urgencia a Antequera en el coche de un vecino. La pobre falleció poco antes de llegar al Hospital.

Sabemos perfectamente qué significa carecer de la atención médica necesaria. Teóricamente la Constitución vigente nos garantiza el disfrute del derecho a la salud con un sistema público, universal y gratuito ¿Qué tendremos que hacer los ciudadanos y ciudadanas si este derecho se viola?
Juan Bravo Muñoz
El Valle de Abdalajís (Málaga)


A la ONG Children for Peace no le gusta hablar español
En el concierto que Monserrat Caballé dio en Marbella la pasada semana se produjo un hecho del que todavía estoy parpadeando compulsivamente debido a la incredulidad de lo acaecido.

Era bien sabido por todos los asistentes que ese concierto se realizó a beneficio de la ONG Children for Peace pero lo que parece no quiso ser sabido de antemano por su presidenta Debra Mace era que en Marbella, casualmente ubicada en España, se hablaba español. Esta señora se dirigió en inglés al público el cual guardó un tiempo prudencial a la traducción y al no producirse se le recordó de manera muy sutil que en España la lengua oficial no era el inglés. En ese momento la señora Mace fue tocada con el don de lenguas y pudo chapurrear un par de frases en español que incluyó el nefasto topicazo de «Viva la España». Por supuesto la señora Mace no tiene la obligación de saber español pero sí, como responsable de la organización del acto, de buscar a alguien que lo hablara ¿Cómo es posible que alguien que ostenta un cargo de cierta envergadura desconozca las reglas mínimas de cortesía y educación? Para sentirse insultado no es necesario usar palabras malsonantes y la señora Mace me hizo sentir insultada al ignorar mi idioma en el evento. ¿Se imaginan un acto similar en Gran Bretaña a una presentadora dirigiéndose al público inglés en chino, español o turco?
María José Ramírez
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine