30 de junio de 2012
30.06.2012
En corto

La absolución pendiente

30.06.2012 | 07:00

En el llamado «caso Dívar» hay algo dramático, incitante para una sensibilidad literaria. Era obligada la «dimisión» (de hecho una expulsión por sus compañeros del Consejo), e incluso cabría censurar que, por corporativismo, no se hayan exigido otras responsabilidades. Y sin embargo es difícil no compadecerse ante el daño de una persona que habría acumulado a lo largo de una vida un capital de honradez, y al final de su carrera lo ha visto trocado en oprobio a causa de una manifiesta (e indisculpable) ligereza, en la embriaguez que provocan las alturas de cualquier poder. Y por último, ya de lleno en la literatura, si son ciertas las insinuaciones habría algo humanamente conmovedor en la historia personal que estaría detrás de las famosas cenas y fines de semana «caribeños». ¿Resultaría absuelto Carlos Dívar por el gran jurado de la gente corriente si tuviera el valor de contarla?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine