15 de junio de 2013
15.06.2013

Cartas al director

15.06.2013 | 05:00

El «encalomo» político
Hoy he aprendido una nueva cosa que deseo compartir con vosotros, sufridos paganos. El noble arte del «encalomo». A saber. El «encalomo» consiste en que amigos de lo ajeno se esconden dentro de establecimientos para, una vez no hay nadie, dejarlos limpios como una patena, llevándose todo lo que tenga algún valor y, con la talega rebosante, salir del mismo de la mejor manera posible. Pues bien. Me suena conocido el tema.

Va a resultar que lo que hacen los que todos sabemos es un «encalomo» de manual. Porque, aunque los métodos no son los mismos y los establecimientos esquilmados tampoco, la similitud es más que evidente. Corruptos de traje, corbata y apellidos se esconden en las administraciones públicas para, amparándose en el escudo de la posición, vaciar la caja, meter en la saca propia hasta los tiradores de las cisternas y desaparecer en un susurro. Y como estos palomos le han cogido vicio a encalomarse todo lo que se les cruce, repiten la fechoría una y otra vez.

Pero ahí no terminan sus andanzas, qué va. Han visto estos «encalomadores» que en el país de las maravillas no pasa nada, y han cambiado el modus operandi. Ya no se esperan a que la noche caiga serena y tranquila para delinquir a placer. «Encaloman» a pecho descubierto, desfiles y fanfarrias acompañando al atraco, paseo bajo palio si es menester. A algunos ya han trincado con el carrito del helado, pero me da que les trae sin cuidado. Dicen las malas lenguas que al último que han pillado le han escuchado decir «a mi plin, Undargarin». Ojo, que esto no lo puedo confirmar, que no sé yo si será verdad, que la gente es muy borde...

Por el por si acaso y si me lo permites, un consejo te doy porque «encalomado» estoy. A estos pajarracos no les pierdas de vista, vigila sus pasos, que no desaparezcan ni un segundo que seguro que la lían. Y, sobre todo, si aprecias tu integridad, que no se te ocurra darles la espalda, desgraciado, porque si lo haces, no lo dudes, te «encalomarán» a lo bravo y te dejarán el trasero como un bebedero de patos sedientos. Tú mismo.
Tomás Salinas García
Málaga

Donde fueres haz lo que vieres
El afamado futbolista Lionel Messi se le acusa de defraudar una importantísima cantidad de euros a la hacienda española. Este idolatrado personaje, de ser ciertas las acusaciones, no ha hecho más que adaptarse al medio social donde reside. Esto es propio de todos los seres vivos y presuntamente ha realizado lo que los españolitos de a pie estamos hartos de soportar de nuestras más indignas élites, tanto políticas como económicas. El refranero español es muy sabio y esta situación la resume en el conocido proverbio: «Donde fueres haz lo que vieres». Ya metidos en refranes a este caso también se le podría aplicar: «Dime con quién andas y te diré quién eres». A propósito de eres? mejor lo dejamos para otra región.
Manuel Villena Lázaro
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog