16 de enero de 2014
16.01.2014
En canal

El cerebro de Punset nos engaña

16.01.2014 | 05:00

Eduardo Punset cierra Redes y mi cerebro no se lo cree. Yo le digo que es cierto, que lo dijo el mismo Punset y salió en la tele, pero él dice que de eso nada, que Punset podrá engañar a la tele y a mí, pero a él no se le engaña tan fácilmente. «No me la pegáis ni tú, ni la tele, ni Punset, que es el peor de todos. Yo solo me fío del cerebro de Punset. Ese sí que sabe», dice mi cerebro.

Yo quedo desconcertado porque si algo dejó claro Punset en 18 años de Redes es que de quien no podemos fiarnos es precisamente de nuestro cerebro. Así que contraataco. «A ver, cerebro, aquí el único que engaña eres tú, que lo dijo Punset. Lo que te pasa es que las áreas cerebrales que te forman te engañan y por eso no te crees el final del programa». Pero se ve que el cerebro también veía Redes porque inmediatamente me responde. «De eso nada. Es cierto que las áreas cerebrales intentan engañarme en coordinación con todos vosotros, pero no les hago caso porque sé que intentan ser engañadas por sus circuitos neuronales». Ostras, esto es más complicado de lo que parecía, pero no seré yo quien se arrugue ante un cerebro arrugado. «No deberías fiarte de tus circuitos neuronales: solo son víctimas de los engaños de las neuronas que les dicen que los circuitos neuronales no son fiables». La réplica no me sorprende: «Dices eso porque la bomba de sodio y potasio engaña a las neuronas que engañan a los circuitos que engañan a las áreas que intentan engañarme a mí». Así que replico al instante. «De eso nada. Son los neurotransmisores los que engañan a la bomba de sodio y potasio que engaña a las neuronas que engañan a los circuitos que engañan a las áreas que te engañan ti, cerebro traidor, que por eso intentas engañarme a mí».

Punset prepara otro espacio de divulgación científica para La 2. Igual está bien y todo, pero por si acaso lo mejor que podía hacer era no dejar que su cerebro metiera mano en el proyecto y lo convirtiera en un laberinto tramposo y falaz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog