19 de febrero de 2015
19.02.2015
En corto

Estado de la cuestión

19.02.2015 | 00:13

Desde hace medio siglo el europeo está hecho a tener cada día más protección del Estado, hasta formar una placenta llamada Estado del bienestar. Mientras Europa era una potencia económica mundial, que de un modo u otro podía imponer sus condiciones, podía también alimentar esa placenta. La aparición de nuevos grandes actores económicos que imponen sus propias reglas, unida a una precipitada globalización de los mercados, le ha ido achicando espacios a Europa, que para competir toma el camino de reducir el marsupio. La reducción del bienestar provoca el lógico malestar del europeo, que protesta airado y le quita la confianza a sus políticos, con lo cual éstos tampoco pueden hacer lo que creen que sería necesario para competir. En esos momentos de bloqueo a veces surgen de pronto nuevas soluciones en las que nadie había pensado, pero son también el caldo de cultivo de las quimeras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog