14 de mayo de 2017
14.05.2017
40 Años
40 Años
Al azar

Marivent deja de ser palacio

14.05.2017 | 00:19

El socialismo imperante se empecina en vender la apertura al público de unos setos de los jardines de Marivent como un ejemplo de convivencia entre Reyes y ciudadanos. Nada de eso. En primer lugar, los monarcas y los plebeyos son inmiscibles, salvo que se haya proclamado la república y nadie nos haya avisado. Y sobre todo, en Palma se ha procedido a la primera expropiación de la Familia Real desde la restauración democrática. Tiene cierta lógica que la desafección, en el doble sentido urbanístico y sentimental, haya ocurrido en una isla que fue la primera Corte clandestina durante el franquismo. Mallorca siempre es la primera en llegar. A ninguna parte.

No procrastinemos, Marivent ha dejado de ser Palacio Real. Un Jefe de Estado no puede ocupar su residencia veraniega en régimen de alquiler turístico, hasta el día señalado y ni uno más porque se le llenan los geranios de turistas despistados. Por desgracia, el Govern de izquierdas solo presume de las leyes en que se ha entregado a la derecha, al estilo de la ecotasa para hoteleros. En cambio, se niega a alardear de la única medida revolucionaria que ha adoptado en dos años. Se avergüenza de haber empuñado la antorcha del cambio de régimen.

En el único palacio de Europa con una parada de autobús a las puertas, los Reyes vivían empotrados pero no mezclados con sus súbditos. Ahora han desaparecido de la escena, sin que nadie perciba ni un atisbo del desplome de turistas anunciado en cuanto cesara la ilusoria promoción regia de Mallorca. El expalacio de Marivent solo era imprescindible para Felipe de Borbón y Sofía de Grecia. El clan griego expulsó a Juan Carlos de Borbón con mayor fuerza que el divorcio de hecho. Por lo que a Letizia respecta, pueden abrir mañana mismo las puertas del caserón para que el gentío se limpie los zapatos con los cortinajes, si así consigue no volver jamás a la isla. Todo llegará, Podemos ha asaltado el cielo de Marivent sin darse cuenta, y en la señalética de los jardines solo se echa en falta un cartel preventivo. «Peligro, Urdangarín».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine