17 de junio de 2017
17.06.2017
Málaga de un vistazo

Ardor arboricida

17.06.2017 | 05:00

El ardor arboricida del malagueño no conoce descanso; se recrudece cuando la savia se reactiva en la madera de los sufridos árboles de las calles de su ciudad y alcanza luego su cénit coincidiendo con la floración de jacarandas y tipuanas, a las que achaca la suciedad de su automóvil. Es una pulsión extraña a la que ya hemos dedicado bastantes líneas en este espacio, y que (sorprendentemente) no decae en los meses estivales, cuando los efectos beneficiosos del arbolado urbano son más evidentes.

Es cierto que la errática y en muchos casos poco atinada gestión municipal en esta materia ha construido un extenso catálogo de malas prácticas, cuajado de talas y podas brutales. Pero hay que confesar que muchas de estas actuaciones han partido de peticiones vecinales, aunque no deja de ser curioso que se escuche al que protesta y no al que está satisfecho. Otro caso es el de las plantaciones erróneas ya sea por la distancia de plantación o por la especie escogida. No deja de ser asombroso que, en una latitud y un clima en los que la radiación solar puede ser cegadora y francamente molesta, haya vecinos que se quejen de que la copa de un árbol prospera frente a su ventana. Me pregunto qué pensarán los habitantes de las tenebrosas ciudades del norte de Europa, con sus calles alineadas de frondosos tilos y castaños de indias.

La mediana de Carranque es uno de los pocos lugares en que los ficus plantados hace tres décadas han alcanzado buen porte y se desarrollan sin problemas, salvo los derivados de unos alcorques demasiado exiguos. Pero hay quien pide su erradicación y sustitución por árboles de hoja caduca. Espero que el solicitante sea muy joven pues, de ser atendida la solicitud, tardará treinta años en disfrutar de su sombra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog