18 de junio de 2017
18.06.2017
Tribuna

Los altos vuelos de Snapchat

18.06.2017 | 05:00

Snapchat echa a volar su imaginación. La red social quiere ofrecer al usuario nuevas formas de contar historias. Las imágenes aéreas gracias a los drones y los vídeos con elementos de realidad aumentada son algunas de las apuestas actuales de la compañía. La firma opta por diversificar sus fuerzas y se centra en la fabricación de accesorias fotográficos para ganar la partida a sus rivales. El descenso del número de usuarios desde el lanzamiento de Instagram Stories preocupan a Snapchat, que ha pasado de crecer un 17% en el último cuatrimestre de 2016 a un 3,2% en lo que va de año. Los datos económicos tampoco son halagüeños. La compañía ingresó 405 millones de dólares en 2016, pero gastó casi 515 millones durante el mismo periodo. Pese a todo, Evan Spiegel, fundador de la red social, se ha ido de compras en los últimos meses. La última adquisición de Snap es Ctrl Me Robotics, una empresa dedicada al desarrollo de drones, que no costó más de un millón de dólares según el portal BuzzFeed. La idea de Snapchat pasa por no perder su capacidad de ofrecer al usuario otra forma de contar historias. En su origen apostaron por el contenido que desaparece y ahora por los accesorios que permitan ver la vida desde otro punto de vista. Con Spectacles, las gafas de colores de la firma, las publicaciones son en primera persona, en plano subjetivo. La llegada de un dron ofrecerá un nuevo enfoque. No só- lo por las tomas aéreas sino porque Snapchat otorga un nuevo rumbo a su compañía con la fotografía como bandera. No hay que olvidar que la propia red social se define a sí misma como «una empresa de cámaras» por lo que el futuro de la compañía queda retratado. Toca renovarse o morir. Pese al secretismo de los nuevos proyectos, parece que Snapchat también trabaja en una nueva versión de sus gafas de sol inteligentes que permitirán grabar e incluir elementos virtuales al mismo tiempo. La realidad aumentada convertirá los vídeos y fotografías en un festival de emoticonos en 3D. Una propuesta que, además de calar entre el público, debe resultar una fábrica de euros. Las Spectacles actuales, ya a la venta en España con un precio de 150 euros, a pesar de su puesta en escena al venderse en máquinas expendedoras que cambian de ubicación, no han resultado rentables. Según reveló la propia compañía antes de su salida a Bolsa, «el lanzamiento de Spectacles no ha generado ingresos significativos pero es un buen ejemplo». Desde Snap destacan el importante papel que juegan estos óculos para el futuro. Marcan una nueva forma de relacionarse con el entorno, sin el teléfono móvil de por medio. A la lista de la compra de Evan Spiegel hay que añadir una empresa más: Placed. Su función es analizar el comportamiento de los usuarios para personalizar al máximo la publicidad. Drones, gafas de realidad aumentada y control publicitario es la apuesta de Snap para alzar el vuelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog