05 de septiembre de 2017
05.09.2017
En corto

Puntos neurálgicos

05.09.2017 | 05:00

No es fácil en Occidente entender esta guerra (la yihad). Por eso la sospecha de que el enemigo la entiende muy bien es inquietante. Vemos a sus combatientes tan mal dotados, con cuchillos, coches que lanzan sobre gente, sustancias que mezclan y les explotan, que en el fondo, pese al daño terrible que hacen, mantenemos el gesto de superioridad. ¿Cómo imaginar que pueda haber una inteligencia calculadora detrás, metida de lleno en nuestra agenda política? Aunque fuera decisivo el ocultismo de Aznar, las explosiones del 11-M de 2004, en plenas elecciones, cambiaron dicha agenda. El atentado de Las Ramblas, en vísperas del mayor reto político al Estado español en décadas, podría cambiarla. Eso son hechos. Hay que evitar caer en el absurdo agujero conspiranoico, pero también en nuestra tonta soberbia. De momento podríamos pensar que el enemigo quizás no sea tan primario como parece.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine