07 de octubre de 2017
07.10.2017
Retirar lo escrito

Las banderas

Expresiones como nacionalismo o patriotismo son intercambiables pues están basadas en las mismas menesterosas convicciones

07.10.2017 | 05:00

Vaya usted a saber las razones que llevan a los académicos suecos a entregar el Premio Nobel de Literatura a Kazuo Ishiguro. Es un escritor sumamente inteligente, autor de siete novelas en cuarenta años, de las cuales seis son casi irreprochables, escritas en un inglés elegante y con un ritmo cautivador, pero es un autor discreto que no deslumbra, ni ilumina, ni ensombrece nada. Tan fácil de admirar como de olvidar y políticamente muy discreto. Eso es muy propio de los señores del jurado: optar por Ishiguro en vez de por Martin Amis, Ian McEwan, Julian Barnes e incluso Salman Rushdie, todos los cuales, además del nexo promocional, coinciden en algo frente al ganador: son mucho más divertidos, vitalistas y generosos – como narradores y como críticos literarios – que el autor de Los restos del día. Camino un poco con un amigo por el centro de Santa Cruz mientras cae la tarde pegajosa y esquiva y si hablamos de semejante trivialidad es para no fijarnos demasiado en las banderas españolas –todas – que cuelgan todavía de ventanas y balcones.

Uno de los efectos más terroríficos del patriotismo deriva de la reacción patriótica que es capaz de generar en el otro. Se me antoja que expresiones como nacionalismo o patriotismo son intercambiables pues están basadas en las mismas menesterosas convicciones: la identidad tribal, la superioridad moral sobre los demás grupos por razones culturales, étnicas o religiosas, la convicción de que la Historia es tu tía –por lo menos– y que sobre esa relación privilegiada sobran las palabras, el establecimiento de la valía de los individuos – o su simple consideración – por la pertenencia leal a un colectivo. La única bandera que conozco que no quiere representar esta idiotez moral es la de los Estados Unidos. Los principios legitimadores en los que se basa el sistema de derechos y libertades de la democracia estadounidense no se alimentan de una sacralizada herencia histórica, cultural o religiosa, sino de compartir un conjunto de valores políticos: la libertad individual, la igualdad de derechos, la división de poderes, etcétera. Esa es la originalidad política estadounidense que tanto fascinó a Hannad Arendt: hombres y mujeres de cualquier étnica y cualquier credo religioso deciden basar una comunidad no en la sangre, no en supersticiones compartidas, no en un relato legendario y mitificador, sino en valores políticos concretos articulados a favor de la causa de la democracia, la justicia y la libertad. Así se quiso Estados Unidos como proyecto político, así lo han defendido sus más conspicuos ciudadanos, y que ese proyecto haya sido machacado, burlado y prostituido no le quita un ápice de grandeza.

Mientras las banderas –españolas, catalanes o austrohúngaras– no representen exactamente eso siempre me pondrán nervioso, como me ponían nervioso hace treinta años, en un estadio o en el patio de un colegio. Las banderas no llaman al acatamiento unánime, sino que deben recordar el compromiso con la libertad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine