25 de octubre de 2017
25.10.2017
El Palique

Capital cultural

El PSOE confundió la fecha en la que Málaga puede optar. No, si esto tiene un gafe ya que más valdría no tocarlo

25.10.2017 | 05:00
Capital cultural

El PSOE quiere que Málaga opte a ser Capital Europea de la Cultura. El PSOE de Málaga, se entiende. La otra vez el socialismo fue más partidario de Córdoba, de San Sebastián, de Cáceres incluso. El Grupo Municipal Socialista anunció ayer una moción para el próximo pleno pidiendo que Málaga optara a serlo en 2024. Error. A España no le corresponde hasta 2031. Los medios somos prestos a denunciar los errores de los demás, siendo lentos para reconocer los nuestros, esto hay que decirlo. Pero, con todo, lo de ayer del PSOE es lo que es: cagada. Un ridículo, no obstante prontamente subsanado. Un erratón. Un error de cálculo. Borrón. Marrón. Chufla subsiguiente.

En 2031 quizás todos estemos calvos o en el purgatorio. Tal vez haya un alcalde que ahora esté haciendo deberes de matemáticas en pantalón corto y con la pechera manchada de batido.

Candidatura a Capital Cultural. Parece que esta es la única ciudad que tropieza dos veces con la misma cultura. Lo que no ha calculado el PSOE es que esa causa puede ser agarrada por el alcalde y, con ese sentido del deber que tiene, plantee que necesita seguir siendo regidor varios años más para conseguir culminar con éxito tamaña empresa. Es por eso que el PP va a rechazar la idea.

Si el Ayuntamiento acuerda presentar esta candidatura tendrá algo más de tiempo para trabajarla que la vez anterior, cuando lo de 2016, que el dossier fue algo penosito y la puesta en escena, examen, de la candidatura, parece que fue como la de un opositor estreñido que llevara seis semanas sin estudiar. Es una buena idea la de los socialistas. Todo lo que dé impulso, resonancia, alegrías, es bueno para Málaga, que debe no abandonarse en esa suerte de Liga de las Ciudades en la que ya está disputando el tercer y cuarto puesto con todo merecimiento. Y esto, obviamente, porque hay estrechez de miras y poca ambición, dado que podríamos, no hay un ápice de ironía, presentar su candidatura a unos Juegos Olímpicos (olimpiada es el tiempo que transcurre entre uno y otro). Eso atraería miradas, inversores, patrocinadores, empleo, foros, sinergias. Hacer después esos juegos o no sería casi lo de menos, aunque conviene dosificar las frustraciones. Que aquí nos las quitamos a golpe de franquicia y talonario. Pero bueno, vienen a visitarnos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine