16 de noviembre de 2017
16.11.2017
En corto

¿Mucho más libres, pero más tontos?

16.11.2017 | 05:00

Hay semanas en que la 2 suelta una tanda de bodrios infumables del casticismo y el patrioterismo franquista, pero ésta nos ha dejado ya dos películas enormes del cine que entonces se llamaba policiaco y de ´suspense´ (actual thriller), Pacto de Silencio (1949), cuya escena final de juicio es difícil de superar, y Los Peces Rojos (1955), con guión del genial gijonés Carlos Blanco, filme que ya quisiera haber hecho Alfred Hitchcock y anticipa temas de éste. Así que en aquel tiempo oscuro se hacía cine negro del bueno, con alguna concesión: la policía encarna siempre el bien, sin matices. El caso es que el público de este cine inteligente no era entonces minoritario, lo que da que pensar sobre el progreso cultural. ¿Será que el tabaco –se fumaba mucho en las salas– era más estimulante que la ingesta masiva de carbohidratos (palomitas y demás), o será que hemos entontecido, sin más?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine