05 de diciembre de 2017
05.12.2017
El Palique

Caridad y calderilla

Proliferan las fotos como de otra época, con políticos instando a la recaudación de víveres para los menesterosos navideños

05.12.2017 | 05:00
Caridad y calderilla

Es Bancosol una organización admirable. Su Gran Recogida de Alimentos es algo a estimular e imitar. Un éxito. Bien por Bancosol. Mi familia y yo hemos colaborado en esta gran recogida, que debe seguir organizándose con todo entusiasmo. Pero no olvidemos que es caridad. La caridad hay que promoverla. Pero para mi gusto también en su vertiente denominada solidaridad, entendida esta como el fomento de la igualdad de oportunidades.

Las fotos de políticos recogiendo alimentos para los pobres tienen un tufo a señorona de derechas que va a sentar a su mesa a un pobre, un tufo como de otra época, ya saben, otra España. Fotos en sepia. Paternalismo burgués al proleta alocado que no tiene ni para tabaco y va con guantes roídos y un niño mocoso en brazos que llora de hambre, se pee mucho y tiene los morros manchados de mocos. Más servicios sociales y menos caridad. Más becas y sanidad y trabajo y menos pobres a los que ir a darles una galleta de chocolate previa fotito. Damos lo que nos sobra, lo que no nos hace falta. El regüeldo. El trozo duro de pan, el restillo del cartón de leche, ahí va, para el pobre, para el menesteroso, que se decía antes. Nos dejó dicho Benjamin Franklin que «yo creo que el mejor medio de hacer bien a los pobres no es darles limosna, sino hacer que puedan vivir sin recibirla». Es decir, nos dejó dicha una obviedad.

No hacía falta ser Franklin para pensar esto, pero es bueno que lo dijera, las cosas cuando las dice una autoridad, o alguien que ha inventado el pararrayos son como más creíbles o encajables en una columna. Es como si yo digo que me gusta el zumo de tomate, no es lo mismo, claro, que si lo dice Messi o Iceta o la Reina de la Belleza de Mondoñedo, lugar por cierto placentero para asentarse una temporadita y que cuenta entre sus atractivos y singularidades poseer obispo, cosa no frecuente entre los numerosos municipios de nuestro nunca bien ponderado Estado, es decir, España. Esta España tan en cuestión, tan dada a la caridad, con tanto pobre y con tanta comida y solidaridad derramada, de boquilla, que no va a ninguna parte, ni beneficio hace a nadie.

Es Navidad y se nos ablanda el corazón y la cartera. Nos desposeemos de un aguinaldo, unas monedillas que compran nuestra conciencia. Que también, por tanto, tiene un precio con el que se calma. Calderilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine