22 de febrero de 2018
22.02.2018
En corto

Mirada a Suiza

22.02.2018 | 05:00

Curioso, que Anna Gabriel haya elegido como refugio Suiza, único país que ha superado la vocación separatista del nacionalismo sin renunciar a la lengua, la cultura, los derechos y la identidad de ninguna de las pequeñas naciones de la Confederación. Curioso también porque en Suiza compartirá refugio con el gran capitalismo que la CUP quería agitar bailando el mambo una vez que se hiciera con la sala de baile (Catalunya). Bien, dejemos eso; descartado que Gabriel haga un máster, o al menos un erasmus, sobre nacionalismo sin secesión (su religión no se lo permite), echemos la mirada hacia el milagro de la convivencia suiza, fruto, según Borges, de una conspiración en el centro de Europa, cuando, en 1291, hombres de diversas estirpes, religiones e idiomas «tomaron la extraña resolución de ser razonables, olvidar sus diferencias y acentuar sus afinidades» (Los conjurados, 1985).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog