11 de julio de 2018
11.07.2018
Tribuna

Clases vacías, es el momento de la evaluación, también de la sindical

11.07.2018 | 05:00

Acabado el curso escolar 2017/2018 en los centros educativos no universitarios de nuestra provincia, es conveniente poner negro sobre blanco nuestra actividad sindical.

Durante el curso hemos logrado avances importantes en el ámbito laboral fruto de las movilizaciones realizadas. En diciembre alcanzamos con la Consejería de Educación un acuerdo horario sobre el horario lectivo del profesorado de Secundaria para que volviera a las 18 horas, a pesar del recurso interpuesto y ganado por el gobierno ante el Tribunal Constitucional, acuerdo que se aplicará el próximo curso y que además conllevará un importante aumento de las plantillas docentes.

En el mes de marzo también alcanzamos un acuerdo con el Gobierno, publicado en el BOE nº 74 del 26 de marzo para la mejora del empleo público y las condiciones de trabajo. En él hay tres aspectos que conviene subrayar: la recuperación de parte del poder adquisitivo perdido durante la crisis, hasta el 8,8% durante el periodo 2018/20 (entre 120 y 270 euros mensuales en el periodo según cuerpos, antigüedad y crecimiento del PIB); ofertas de empleo docente rompiendo los techos de las tasas de reposición; medidas en materia de jornada de trabajo, haciendo posible la vuelta a las 35 horas semanales; y medidas en materia de incapacidad temporal que permitirán acabar con los descuentos durante las situaciones de baja. La aprobación final de los presupuestos generales del Estado hará que esto sea posible.

Aun así, CCOO ha impugnado ante la Audiencia Nacional y ésta lo ha admitido a trámite, el Real Decreto-Ley 14/2012, el decreto de los recortes, que supuso, entre otras medidas, el aumento del número de alumnado por aula, el incremento de la jornada docente, la ampliación a dos semanas del plazo para la sustitución temporal del profesorado y la demora en la implantación de los planes de reordenación de la Formación Profesional. Y se ha impugnado porque los argumentos económicos esgrimidos para su aplicación han dejado de estar vigentes.

Así mismo, hemos conseguido también gracias a la presión, que la propia presidenta de la Junta de Andalucía anunciase en sede parlamentaria el aumento de las plantillas de Primaria para el próximo curso (500 plazas), además de 1.750 plazas en secundaria, FP y ERE para aplicar la aplicar 18 lectivas semanales).

Con el cambio de gobierno se abre una nueva etapa, que sin muchas expectativas, creemos que será fructífera si como se comprometió el Partido Socialista se eliminan los aspectos más perniciosos de la Lomce, porque la apertura de un diálogo social en torno a una ley de Educación que esté por encima de los vaivenes políticos y la mejora de la financiación se nos antoja difícil y lejos de aritmética parlamentaria necesaria. Sin embargo, si esperamos un cambio en el acceso a la función pública docente, una modificación del Real Decreto que la regula, con un sistema transitorio para las más de 15.000 plazas que se ofertarán para el profesorado en los próximos 4 años que haga posible que las pruebas no sean eliminatorios y donde se valore efectivamente la experiencia docente.

Este curso ha finalizado con serios problemas en la gestión del proceso selectivo del profesorado, en parte debido a la falta de personal de administración de los servicios centrales de la Consejería de Educación: listas tardías en su publicación, en algún caso a solo dos días de la celebración de las pruebas, suspensión del ejercicio práctico de la asignatura de dibujo o la falta de información, con tiempo, del calendario de todo el proceso de oposiciones, son algunos ejemplos.

Durante este curso no hemos logrado cambiar situaciones muy graves que merman la calidad de los servicios educativos, como sucede con los colectivos privatizados y en situaciones muy precarias de quienes atienden servicios complementarios, como el personal de los aulas matinales, los intérpretes de Lenguas de Signos o los monitores y monitoras escolares a tiempo parcial, un problema que debe resolver la Consejería de Educación cuya nueva titular ha manifestado su intención de avanzar en la educación en Andalucía y que deseamos que sepa hacer efectivo.

Queda por tanto mucho en lo que avanzar y CCOO estará ahí, como siempre, luchando por la calidad del sistema educativo y por los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras de la enseñanza.

*Martín es secretario general de Enseñanza de CCOO Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine