28 de julio de 2018
28.07.2018
En canal

El consejito de Laura Escanes

28.07.2018 | 05:00

Peligra la publicidad televisiva protagonizada por famosos. Ese dinerito extra que consiguen anunciando seguros, ensaladas o yogures pende de un hilo cuyas fibras están formadas por gilipolleces colgadas en las redes sociales. Y son los propios famosos quienes las hilan y tensan a lo tonto. Que aprendan de lo ocurrido con Interviú. Este es el primer verano en que no se agolpa una barahúnda de famosas televisivas haciendo cola ante ella para ganarse unos euros desnudándose. Como una portada semanal no daba abasto para tanto culo, había quienes recurrían a las redes sociales para dar salida a la carne que picaba la trituradora de telebasura en ´realities´, tertulias y concursos. Y se cargaron el negocio. Nadie compra hamburguesas si las dan gratis. Hoy los famosos abusan tanto de los desnudos en las redes que solo llama la atención que celebren conseguir no sé qué número redondo de seguidores, pero nunca alcanzar un número capicúa, primo, perfecto o vampiro. Ni siquiera se desnudan cuando llegan a un número narcisista, y mira que eso vendría pintiparado para la ocasión. Ahora los famosos dan un paso más y también tiran por los suelos su trabajo en publicidad como modelos a imitar. Cuelgan en las redes vídeos suyos haciendo idioteces virales para que entendamos por las bravas que no los debemos imitar. La última (para que la gilipollez sea completa tiene que venir de EEUU y tener nombre inglés) se llama «In my feelings Challenge». Consiste en grabarse bajándose de un coche en marcha, seguirlo bailando con la puerta abierta y volver a subirse riéndose mucho de lo valiente y listo que es uno, que ni tiene miedo a jugar con su salud y la de los demás, ni le importa difundir cómo incumple varias normas de tráfico que son perseguibles y punibles. No lo siento por las multas que ojalá les pongan. Ni por la desfachatez de que se atrevan a dar consejitos diciendo que lo primero es la seguridad, o usen la etiqueta #NoMeImiteis. Lo siento porque ya no sabremos qué seguros, ensaladas o yogures comprar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog