01 de septiembre de 2018
01.09.2018
La Opinión de Málaga
En corto

Barco no hundido, pero tocado

01.09.2018 | 05:00

Curioso, que la acusación del Cardenal Viganò al Papa, de haber encubierto también él abusos a menores, haya sido no mucho después de la acusación a Asia Argento de haber cometido ella misma actos de los que denuncia el movimiento MeToo (que encabeza). Son cosas bien distintas, desde luego, incluso en cuanto a su gravedad, pero la técnica de demolición es la misma: quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Asia no tiene escapatoria, está perdida y tendrá que abandonar el campo de batalla. El Papa, en cambio, tiene todavía distintas vías para escapar de la astuta trampa que le han tendido, pero antes o después tendrá que dar sus explicaciones. La cuestión está en si, una vez dadas, le quedará fuelle para seguir golpeando el saco. Si a sus propias contradicciones, que hacen que sus piernas pesen, se sumara una pérdida de fuerzas, podría acabar dando tumbos por el ring.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog