29 de diciembre de 2018
29.12.2018
Málaga Solidaria

¡Educación, motor de desarrollo!

29.12.2018 | 05:00

Pese al esfuerzo que realizan diversas fuerzas políticas y mediáticas de desprestigiar la cooperación internacional, la ciudadanía española, según datos del Eurobarómetro, sigue mostrando un apoyo casi unánime hacia la cooperación al desarrollo.

Esto es consecuencia, en parte, de la labor que realizan diversas instituciones y asociaciones desde la cooperación andaluza, encabezas por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) y la cooperación malagueña, donde destacan el Ayuntamiento de Málaga y la Diputación de Málaga.

Específicamente se podrían enumerar cientos de ejemplos, sin embargo, nos centraremos en la labor que se realiza desde Prodiversa Progreso y Diversidad y, concretamente, en el trabajo que ha desarrollado en las aldeas de Tamtelt y Amelil.

Dichas aldeas se ubican en Marruecos, un país de Desarrollo Medio que, pese a sus contradicciones, ha evolucionado positivamente en diferentes vertientes tanto económicas como sociales.

No obstante, cualquier persona que visite regularmente Marruecos puede constatar el «engaño» de las macro-cifras, dado que, a pesar de los avances, los mismos datos muestran que este progreso no ha sido homogéneo. Se puede vislumbrar un sistema de discriminación instaurado tanto a nivel del Estado como de la propia sociedad en el que se prima: al mundo urbano sobre el rural (discriminación por lugar de residencia) y a los hombres sobre las mujeres (discriminación basada en el género).

Este sistema discriminatorio supone que a las aldeas mencionadas, Tamtelt y Amelil, únicamente se pueda llegar tras más de tres horas andando a través de un sinuoso y escarpado sendero y que por consiguiente, carezcan de los servicios más básicos como electricidad, educación, sanidad, agua, etc.

En este contexto, Prodiversa, conjuntamente con la asociación marroquí ADL-Al Maghrib y la financiación de la AACID, decidió intervenir para, desde un enfoque de derechos, paliar la situación descrita.

Entre todas las mejoras introducidas destacan las realizadas en el ámbito educativo. Antes de la intervención existía una tasa de analfabetismo de casi el 100% entre mujeres y una tasa de escolarización del 0% al carecer de cualquier tipo de infraestructura educativa. Con la intervención realizada se ha puesto en funcionamiento, pese a las dificultades, una escuela en Tamtelt a la que asisten las niñas y niños tanto de la propia Tamtelt como de Amelil, incluyendo una pequeña biblioteca con materiales que fomentan la igualdad de género, el respeto medioambiental, etc. Las diferentes acciones llevadas a cabo han supuesto una pequeña revolución en ambas aldeas y un impacto positivo instantáneo en la vida de las niñas, niños, mujeres y de la sociedad en general.

En definitiva, gracias a la solidaridad andaluza, 31 niñas y niños accedieron el año pasado por primera vez a la educación, lo cual es un hecho, como comentábamos previamente, del que podemos sentirnos orgullosos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog