13 de enero de 2019
13.01.2019
Tierra de nadie

Sinrazón

13.01.2019 | 05:00
Sinrazón

Hemos asistido con creciente desinterés a la negociación explícita del PP con VOX y a la implícita de VOX con Ciudadanos. A medida que la historia perdía fuelle, las temperaturas caían y la epidemia de gripe llenaba de camillas los pasillos de los hospitales españoles y de las JONS. A uno le parecía que había más posibilidades narrativas en la gripe que en esas negociaciones políticas zarrapastrosas, pero los telediarios han devenido correa de transmisión de los partidos políticos y colocan la lupa sobre ellos hagan lo que hagan y digan lo que digan, aun cuando no digan ni hagan nada. Planteé el asunto en el taller de escritura:

-¿Preferís escribir un cuento sobre Abascal y Cía. o sobre la epidemia de gripe?

Todos (y todas) sin excepción escogieron la gripe. Entonces me pareció más útil que escribieran sobre Abascal, iba a decir que para sacarlos de su zona de confort, pero me ha dado vergüenza y me he reprimido. Al día siguiente recibí quince relatos sobre los toros, la Semana Santa y el flamenco. Significa que parecían programas electorales. Les dije que se habían deslizado hacia lo obvio y me preguntaron si en VOX había algo que no fuera lo obvio.

-Siempre hay trastienda -me defendí yo.

Nos pasamos la clase buscando la trastienda y no dimos con ella. Los editorialistas en cambio no hablan de otra cosa. Están creando ellos una parte de atrás inexistente. Han dotado al partido de Abascal de una weltanschauung que para sí querrían los filósofos alemanes que inventaron la cosmovisión. Pero la weltanschauung, se diga en castellano o en alemán, es otra cosa. La cosmovisión implica un grado de prosopopeya mental que no aparece, por más que los tertulianos le den la vuelta a las declaraciones de Fulano o Mengano.

No hay vuelta que dar porque hablamos de una corriente de pensamiento sin pensamiento propiamente dicho.

De ahí el desinterés progresivo por las negociaciones implícitas y explícitas que se han cerrado felizmente para la sinrazón y fatalmente para la especulación filosófica. Descansemos en paz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog