17 de enero de 2019
17.01.2019
La Opinión de Málaga
El palique

Espectáculo y morbo

No ha tenido más resonancia el Parlamento andaluz en la vida. Lástima que no sea interés. Es el morbo de Vox

17.01.2019 | 05:00
Moreno, ayer, en el Parlamento andaluz.

No ha tenido más resonancia el Parlamento andaluz en su vida. Abascal, La Sexta, periódicos alemanes, la tele catalana, las estrellas de la radio retransmitiendo desde sus instalaciones sus programas, reporteros gonzos y hasta vedettes. Lástima que no sea interés y sí morbo. Por Vox. Por ser la Cámara la primera que alberga diputados de estas siglas que no son siglas y sí palabra latina. De moda. La cosa empezó temprano, al menos temprano para un periodista que se precie. Y allí estaba uno, o sea, delante de la tele, que es el mejor medio para reflejar la irrealidad. El nivel oratorio era malillo y nadie contestaba a nadie y los tópicos se esparcían por los discursos como la sal es repartida por un cocinero espasmódico en un sofrito de paella. Hallazgos: «Un gobierno de corbatas largas y corazones cortos». Lo dijo Teresa Rodríguez. Puede ser verdad o no pero al menos se agradece la intención lírica. Rodríguez, en línea con un andalucismo sentimental, habló de esplendores de Córdoba y Granada, lugares multiculturales en los que se rezaba a muchos dioses hace siglos, aseveró. El dios verdadero ayer en Sevilla era el poder. Todos lo adoran, algunos ahora en la oposición lo denostan. Rodríguez le dijo a Bonilla que aspira a ser gobernador civil y no presidente de autonomía, lo cual es una maldad que para empezar el día a uno le hace gracia.

El jefe de Vox, Francisco Serrano, se proclamó prontamente constitucionalista y demócrata, lo cual siempre tranquiliza. No sabemos si a los suyos. Tranquiliza tanto que se echa uno otro café. Los discursos de investidura son una buena excusa para ir más tarde a trabajar. Lástima que haya tan pocos. No obstante, va uno al curro ya con media actualidad sabida y media columna redactada en la cabeza. El día que uno sale con media columna ya aparcada en el cerebro, todo fluye como más ligero. No en vano el peso que te quitas de encima es grande.

Abascal miraba a Serrano desde el tendido, aunque no tendido, más derecho que una vela. A este hombre se le está poniendo el gesto cada vez más rígido. Deben ser las preocupaciones que da el éxito. Lo mejor de Bonilla es la elegancia con la que disimula las ganas que le tiene al PSOE y a Susana Díaz. Ésta a su vez disimula envidiablemente la rabia y el coraje que le da haber perdido el poder, y más a manos de Bonilla. Y si no le da rabia y coraje es que no es humana, cosa que descartamos prontamente. Y prontamente el presidente no le contestó mucho a casi nadie, aquí cada cual a lo suyo.

Le estampó en la cara a Rodríguez el chalé de Pablo Iglesias en Galapagar, cosa que no venía a cuento pero siempre es muy socorrida.
-Qué buen día hace.

-Y un chalé en Galapagar.

El partido terminó 59-50 a favor de la derecha. Moreno Bonilla ya es presidente y el Gobierno se dará a conocer el martes. Yo si fuera él estaría hasta ese día celebrándolo. Desde ayer y ya sin el coñazo de las televisiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog