10 de febrero de 2019
10.02.2019
En corto

Las tolerancias del humor

10.02.2019 | 05:00

El humor es sobre todo un disolvente. Cuando el drama al que se aplica está muy enquistado, hay que medir bien. Es lo que hace con el segregacionismo USA en los años 60 del siglo XX (tuerca herrumbrosa y difícil) el director de Green Book, una tragicomedia casi rosa. Curioso, que el talento del director de Ocho apellidos vascos haya llegado mucho más lejos, haciendo una comedia descacharrante sobre una tragedia histórica todavía en carne viva. Arriesgo el paralelismo porque las dos tratan, al final, del Norte y el Sur, aunque con la intolerancia invertida, y las dos hacen cabriolas para que el fondo amargo no estropee el plato, si bien en el film español a fuerza de echar sal a puñados. Como es natural, para aflojar las tuercas hay que forzar la rosca, que rechina. En términos de calidad sería injusto que le dieran el Oscar a Green Book, pero bienvenido sea si hace que la vea más gente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Lo último Lo más leído