28 de febrero de 2019
28.02.2019
Málaga de un vistazo

Cofrades sin fronteras

28.02.2019 | 05:00

Los cofrades no tenemos hartura. En estos días previos a la Cuaresma en los que la ciudad celebra el Carnaval, hay quien se queja de que haya actos cofrades pisando los fastos propios de don Carnal.

Los que le damos a todos los palos es cierto que agradeceríamos un barbecho cofrade durante unos días, pero no hay mes, me atrevería a decir que no hay semana, en la que no haya un acto cofrade. Es normal. Las cofradías tienen la importante función de ser el motor social de la ciudad desde que las peñas tomaron el transitado camino al olvido.

Hace años -desde la construcción masiva de casas de hermandad- que las hermandades se hicieron con las llaves de la sociedad malagueña. Durante esos mismos años, las peñas han ido y van agonizando. Las peñas, antaño incombustible maquinaria de vida malaguita, se apagan mientras las hermandades viven su época social dorada.

Los cofrades de hoy no necesitan más que eso, ser cofrades, para tener un hueco en la ciudad. Estar en el ajo cofrade implica una posición social no especialmente relevante, pero sí suficiente para que el GPS local te ponga una chincheta.

Los cofrades sin fronteras son el resultado de la evolución de una organización social que ha crecido en torno a una vida local más rica que la que ofrecía el modelo anterior. Por eso hay cofrades todo el año, porque vetean la estructura social. Los cofrades ya no quieren ser políticos; los políticos son hoy quienes quieren ser cofrades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog