03 de marzo de 2019
03.03.2019
La Opinión de Málaga
Maldeojos

Arranca en verde

03.03.2019 | 12:53
Cuatro ha retirado de su programación La vida con Samanta por baja audiencia.

Ni idea, ¿verdad? Se sitúa menos que el mesías con su caballo apatrullando la España en descomposición permanente en una reunión de mujeres con las ideas claras. Si hablo de Arranca en verde se sitúa menos que una preñada, que según el pollo Pablo Casado no tiene ni idea de lo que lleva dentro cuando el médico le dice, señora, cuídese, está usted preñada, no sé si me entiende. Pues bien. Allá vamos. Arranca en verde no es un programa cualquiera, ni siquiera es el programa de un partido ecologista, Arranca en verde es un programa de televisión que emite La 1 los domingos por la mañana casi al mismo tiempo que La 2 se pone la casulla y el cura, a ser posible asilvestrado, un pelín anticonstitucional, un pavo con ropajes dorados y boca tronante y envenenada, hace el publirreportaje de su negocio en El día del Señor, que el señor los perdone por hacer del domingo un aquelarre de poder y ambición en nombre del dios de los católicos, judíos y musulmanes a los que la tele pública les cede un espacio que no tienen ateos, agnósticos ni el tío de la cabra. Arranca en verde, aunque no lo parezca, en un concurso, así, como lo lee. Igual que Informativos Telecinco es un telediario presentado, entre otros, por el señor Pedro Piqueras, periodista, aunque no lo parezca, aunque parezca más bien un hombre espectáculo que presenta un magacín de sucesos y curiosidades –ahora está malito, con laringitis, haciendo de Piqueras Roberto Fernández–. Aunque no se lo crea, Arranca en verde lleva en las mañanas dominicales de La 1 tres temporadas, la primera y la segunda presentadas por Sara Escudero. ¿Quién, se preguntará usted? Sí, Sara Escudero, que formaba tándem ideal en Zapeando con sus colegas Anna Simón, Quique Peinado, o Cristina Pedroche, y que cada tarde, con su buen hacer, deleitaba a la audiencia, pero pareció esfumarse de la pantalla al abandonar el formato de La Sexta, caros errores sin apenas vuelta atrás.

Cotino y 13tv

En su lugar, esta temporada de Arranca en verde la presenta Leonor Lavado, actriz, humorista e imitadora de personajes cuanto más cutres mejor, porque mejor los borda –véase por las mañanas en Arusitys, lo de Alfonso Arús en el despertador de La Sexta–. Leonor Lavado, con su desparpajo natural, conduce el coche del programa que recorre las calles de la ciudad que visita con un concursante que responde a sus preguntas sobre seguridad vial y normas de circulación al tiempo que se fomenta la conducción cívica y el respeto al medioambiente. El domingo pasado Arranca en verde visitó Zamora. Sí, le puedo asegurar que existe. Es más, yo la visité de jovencito. Sin embargo, hay quien no arranca ni en verde ni en rojo ni en negro sino con una rápida pasada por la jeta mientras se persigna en nombre del alto mandatario delos cielos, que siempre, siempre, está de su lado, y para que siga estándolo, nada mejor que echar leña al fuego en forma de espuerta generosa llenita de dinero. Hasta dos millones de euros invirtió en 13tv, la cadena de los pobres obispos, Juan Cotino, hombre de fe, de mucha fe y más cinismo e hipocresía, el valenciano de sonrisa beatífica, ex jefe de la policía con Aznar –¿le queda a este pelanas alguien que lo rozara y que no esté pillado, imputado, manchado?– y expresidente de las Cortes Valencianas. Según la OCU, y en torno al dédalo de la Operación Erial, el dinero metido en la tele de extrema derecha era más negro que el alma de este sepulcro blanqueado con sonrisita de muñecona lela. Y como ahora Todo es mentira arranca cada tarde en Cuatro con un Risto Mejide metido a Ferreras a ver si pita el nuevo intento, lo mismo confirma que va a ser padre que cuenta que los documentos originales de la caja B del PP acorralan, y quizá congelan, la sonrisa de rana de Esperanza Aguirre y la de hielo picado de Cristina Cifuentes, a la que la fiscalía pide tres años de cárcel por el caso de su falso máster, palabra horrible y endiablada de la que huye Pablo Casado en cuanto le preguntan los reporteros. Es escuchar máster, y el aprendiz de reconquistador sale cortando por la pantalla dejando una estela que de verde y ecológica no tiene nada.

Adiós a dos

Por su parte, el desinformado Ramón Moreno, el hooligan del PP en la comisión mixta para el control de RTVE, vuelve a hacer el ridículo. TVE manipula y se rinde a Pedro Sánchez, dijo cuando en la tele y radio públicas entrevistaron al presidente sin saber o, lo que es peor, a pesar de saber que el lunes, y también la misma «tele que manipula», y el mismo entrevistador, Carlos Franganillo, presentador del Telediario de la noche, entrevistaba a Casado, quien llamó a los maltratadores «esas personas que no se portan bien». Tócate la flor, Maripuri. Cada vez que sonríe el líder del PP se resquebraja un poquito la capa de ozono, un gatito muere, un hormonado de Mujeres y hombres se salta un semáforo, un concursante de Arranca en verde falla la pregunta sobre seguridad vial y Leonor Lavado no le da los 500 euros del premio. No es extraño que ante personaje tan inmoderado y rancio y alejado de su forma de pensar, Celia Villalobos haya dicho hasta aquí y se haya bajado del coche con chófer gratis –vamos, Manolo, coño, que no eres más tonto porque no te entrenas– y ahora, fuera de la política, la política malagueña pueda jugar al Candy Crush sin abrir el sumario de El intermedio. Pero no, hay criaturas que nacieron para estar siempre ahí. Hemos perdido a una política que lleva en la cosa pública media vida, pero la tele ha ganado a una tertuliana, a una humorista, a una mari bocazas, pizpireta, pelín ordinaria que tiene asiento reservado en Espejo público con Susana Griso y quisiera tenerlo en Liarla Pardo, lo de Cristina Pardo en La Sexta, tal como se postuló ella misma en el último programa. ¿Será el último programa el que se emitió hace dos semanas de Samanta Villar en Cuatro? La cadena retiró la pamema La vida con Samanta por baja audiencia. Y de repente el cielo se hizo más respirable, como si Arranca en verde fuera el programa de cabecera de millones de conductores.

La guinda

Mamen y el periodismo
Este miércoles pasó por El hormiguero Mamen Mendizábal, y sí, además de divertirse, como hacen los invitados del programa de Pablo Motos, habló de lo que no debería de tratarse porque tendría que estar claro. Malos tiempos para el periodismo, podríamos resumir, porque hay políticos y medios, dijo, que hacen de la mentira, el bulo, y la media verdad una verdad repetida. La guerra en televisión es aún más encarnizada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog