10 de marzo de 2019
10.03.2019
En corto

La memoria juega también por la derecha

10.03.2019 | 05:00

Desde el inicio de la transición, la derecha española lo ha tenido que pasar mal, reprimiendo pasiones secretas, borrando memoria, renunciando a fidelidades que había jurado irrenunciables, disimulando la voz en partidos que hasta ayudaron a hacer una Constitución de veras democrática. Hablo de la derecha-derecha, con sus ideas-kitsch y topicazos, los que Franco había armado al modo de un Exin-castillo, sólo que con guardias y torturadores de verdad. Tras la muerte del Caudillo plegaron banderas, envolvieron emblemas y pistolas y los guardaron en el baúl de los recuerdos, para que sus hijos (o ellos mismos) los pudieran recuperar. Algunos iban cada año al mausoleo de Cuelgamuros, pues mientras allí estuviera el muerto seguía viva una brasa. No ellos, ni apenas sus hijos, sino más bien sus nietos, han recobrado la voz, la Vox, con la fuerza de una fatal memoria histórica, la suya propia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog