23 de marzo de 2019
23.03.2019
El Palique

Viva Finlandia

23.03.2019 | 21:00
Turistas en el Centro de Málaga.

Finlandia es el país más feliz del mundo, según el ranking que cada año publica la ONU y que se dio a conocer el miércoles pasado. Son muy felices pero viajan a España. Cada año vienen unos 800.000 finlandeses de vacaciones, aparte de los que aquí viven. Eso en un país que cuenta con cinco millones y medio de habitantes. A lo mejor por eso son felices, porque son pocos. O son felices porque tienen dinero para viajar y por eso se vienen a España tanto. O Viajan tanto que van a muchos sitios pero es aquí donde notamos que están. Más que nada porque también estamos nosotros.

En un artículo sobre Finlandia, admirable país, no puede obviarse que hace mucho frío. También hace mucho frío si uno no tiene donde escribir artículos. Menos mal que eso no sucede. El resto de países nórdicos ocupan puestos de privilegio en ese ránking de Naciones Unidas. Me gustaría comprobar el método de trabajo de los inspectores que elaboran ese escalafón. Viajando todo el día, puntuando cómo vive el personal aquí y en Canadá, allá y en Rusia o Suiza o en Roma, ahí con un chianti y unos espaguetis, testando el tema. Trabajo que quizás solo tenga una competencia en nuestras aspiraciones: el de inspector de la Guía Michelin. Nos pasamos la vida publicitando las virtudes de la alimentación y el estilo de vida mediterráneo y luego resulta que los nórdicos, allá con sus renos, sus calefacciones, las noches sin fin, el salmón y los aguardientes son más felices que nosotros con las sardinas en espeto y tanto paseo marítimo y el sol y el aceite de oliva. A lo mejor la sabia combinación es pasar la mitad del año en un sitio y la otra mitad en otro, cosa que han descubierto los finlandeses pero que el españolito medio (por escasa resistencia al frío y por economía) no puede hacer. Pero el finlandés sabe que la vida es mitad playa, mitad museo. Mitad guayabera, mitad abrigo. Un tiempo al sol y otro a la sombra, la alegría sureña de tez morena y vino al atardecer pero también la introspección frecuente y necesaria con ese punto calvinista, o luterano, de amor al trabajo, querencia al deber y satisfacción moral. Aquí la satisfacción moral es más bien engañar a Hacienda.

No faltan españoles que opinan que lo más feliz de viajar a Finlandia, o a donde sea, es volver a casa. Sin embargo, «viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente», decía Mark Twain. Hay que viajar, pero sobre todo hay que planear viajes, que es en la víspera, en los preparativos, donde está la verdadera felicidad. La felicidad de las expectativas. De lo que está por llegar. Sea Finlandia o Portugal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog