31 de marzo de 2019
31.03.2019
Sol y sombra

El referéndum en campaña

31.03.2019 | 05:00

Los socios de Sánchez en la moción de censura llevan en su programa electoral el referéndum sobre Cataluña. No lo prometen para diez o quince años como Iceta, proponen un referéndum exprés. Podemos sostiene que es la manera de reconciliarse con los independentistas. Para el partido de Iglesias, la reconciliación consiste en que decidan sólo unos pocos españoles el futuro de una parte de España. O lo que es lo mismo la partida la juegan unos cuantos, los demás, la mayoría, callan y reparten tabaco. Una manera muy bonita y justa, sí señor, de cerrar las heridas.

Torra, mientras tanto, ya ha dicho que el plan es volver a investir al presidente del Gobierno en funciones si los socialistas siguen la hoja de ruta marcada por el líder del PSC. El viernes, tras el Consejo de Ministros, la portavoz de, Isabel Celaá, y la titular de Política Territorial, Meritxell Batet, se refirieron a la consulta como «una línea roja» y «un asunto zanjado». Pero desconfiar de sus palabras, tal y como vienen dadas las cosas, no es pecar de incredulidad injustificada. Sólo habría que responder a una pregunta: ¿en qué brazos se echará Sánchez en el caso de que no consiga los suficientes escaños para gobernar?, y ¿qué es lo que propone Unidas Podemos y exigen los nacionalistas catalanes? Blanco y en botella: leche.

El PSOE juega ahora con dos barajas pero el resultado de las urnas puede conducirle a hacerlo únicamente con una. Hay razones para sospechar que el mayor compromiso de Sánchez no es con la trayectoria de su partido ni con España, sino con él mismo. Todo lo que no sea él y su futuro inmediato carece de perspectiva, al menos de una perspectiva que conozcamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog