02 de abril de 2019
02.04.2019
La Opinión de Málaga
20 años de La Opinión

La Opinión, 20 años creciendo con Málaga

02.04.2019 | 09:09
Turistas en la puerta del Museo Picasso Málaga.

La Opinión de Málaga cumple 20 años coincidiendo en su trayectoria con uno de los periodos más transformadores tanto para Málaga como para la prensa.

Este periódico salía por primera vez a los kioscos malagueños en 1999, en plena ebullición de medios de comunicación en Andalucía y a las puertas de un siglo XXI que anunciaba la inminencia de grandes novedades tecnológicas y grandes cambios en la profesión. La revolución de internet iba a forzar en pocos años a una fuerte readaptación de la prensa escrita, confirmaría la irrupción de los digitales y la acomodación del periodismo a los nuevos formatos.

Han sido, sin duda, años intensos para Málaga y para La Opinión, años en los que este medio ha cumplido con su compromiso informativo, siguiendo los principios de rigor, calidad e independencia pero, también, ejerciendo una crítica constructiva y un compromiso social, económico y cultural hacia una provincia en transformación. Años de cambios en los que apostó por la edición digital, siendo uno de los primeros medios que entendió la llegada de los nuevos tiempos y realizó una completa remodelación de su redacción para trabajar de forma integrada tanto en su edición digital como impresa.

En sus páginas queda constancia de la importante evolución de Málaga, asentada como referente turístico y cultural en el Sur de España, como motor económico de Andalucía y con un perfil mucho más diverso.

Cuando La Opinión de Málaga se asomaba por primera vez a las calles, la ciudad y la provincia encaraban el nuevo siglo buscando asentar su vocación cultural, empresarial, tecnológica, investigadora, cosmopolita con la que esperaba llevar su marca como capital de la Costa del Sol mucho más allá.

La imagen de la provincia era rotunda y eminentemente turística en el segmento de Sol y Playa. Es ahí donde germina y se expande una potente industria que, sin embargo, mantenía oculta otras potencialidades y acusaba problemas como la temporalidad o la necesidad de diversificar su oferta.

En materia turística, Málaga apostó por incrementar argumentos turísticos transversales. El resultado es una provincia y una capital que hoy ofrece una imagen más sofisticada y más compleja. Ha orientado su marca con una sólida y preeminente oferta cultural, ha proyectado sus pueblos costeros y del interior, su oferta gastronómica y ha redefinido el papel de su puerto, convertido en baluarte del turismo de cruceros y en escaparate de la ciudad para el resto del mundo.

Pero además del turismo, Málaga ha dado un vuelco para confirmarse también como motor económico en otros sectores.

La Opinión de Málaga ha sido testigo de excepción de cómo ganaba versatilidad. Este medio nació con la misma inquietud de espíritu que mueve a la sociedad malagueña. Nació con la idea de ofrecer otra visión, renovada y ambiciosa, y de acompañar a los agentes sociales y económicos, a los malagueños y malagueñas que estaban protagonizando este empuje.

En sus páginas, Málaga ha tenido un altavoz para reivindicaciones que tuvieron y tienen un largo recorrido: la Alta Velocidad, el Corredor Ferroviario del Mediterráneo, el Metro, la Ciudad de la Justicia, el PTA, la reestructuración urbana, la conectividad...

Desde sus páginas también se ha puesto el foco para que luzcan sus grandes atractivos, desde sus museos únicos y singulares al Festival de Cine, el turismo verde, o su red de entornos rurales con espacios como el Caminito de Rey o El Torcal de Antequera.

Y desde aquí también se ha proyectado el peso económico e innovador de sus empresas, el buen hacer de sus investigadores, su vanguardia tecnológica y la implicación de su Universidad.

Málaga quiere ir siempre más allá y en ese empeño tenemos que acompañarla y adelantarnos para no quedar rezagados ante una sociedad tan activa y con tanta ambición. Una sociedad que reclama una mayor apuesta en infraestructuras para no ver coartado su desarrollo y su capacidad de crecimiento. Una sociedad en la que tenemos que crear las condiciones para atraer inversiones y para facilitar los proyectos empresariales potentes e innovadores, para mejorar sus servicios públicos y desatar todo el potencial de sus gentes.

En estos 20 años de cita diaria con sus lectores, en los años más retadores económica y socialmente para Málaga, La Opinión se ha curtido como vehículo y referente de comunicación; ha atravesado la dura crisis económica que se ha cobrado muchas víctimas entre los profesionales y los propios medios y se sitúa hoy, con determinación, en una situación de privilegio entre la prensa malagueña. He tenido la oportunidad de visitar en varias ocasiones la sede del periódico y he comprobado como ha sabido responder con eficacia a los nuevos retos informativos de este siglo, que exigen inmediatez, capacidad de innovación, diversidad de lenguajes narrativos... manteniendo el respeto a la verdad y el rigor. Quiero aprovechar para dar mi enhorabuena a todos sus profesionales, hombres y mujeres, que con sus informaciones, sus análisis, sus reflexiones han contribuido al progreso de Málaga y de Andalucía, alertando de sus debilidades, felicitando sus éxitos y contando mil historias de esta provincia, de sus gentes, de todos los cambios que atravesaron en estos veinte años.

*Juan Marín es vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog