01 de mayo de 2019
01.05.2019
20 años de La Opinión

Periodismo, compromiso, rigor

01.05.2019 | 11:02

El nacimiento de un nuevo periódico es siempre una buena noticia. Y celebrar su 20 aniversario en unos tiempos en los que casi todo es efímero, en los que la práctica del periodismo se topa de bruces con la resistencia de muchos y la frivolidad que impera a veces en algo tan necesario y útil como las nuevas tecnologías y las redes sociales, es la mejor de las informaciones que se pueden divulgar entre la sociedad malagueña.

Felicito a La Opinión de Málaga en su vigésimo cumpleaños. Gracias por vuestro compromiso y rigor; por vuestro empeño y profesionalidad para ofrecer una información veraz y afrontar la severa crisis y la transformación digital, que permite llegar a nuevos públicos, sin olvidar el papel ni a los lectores que disfrutamos con un periódico en las manos.

La Opinión de Málaga nació prácticamente con el siglo XXI y desde entonces ha sido testigo objetivo y vehículo de transmisión de la actualidad. De las buenas y de las malas noticias en todos los ámbitos, especialmente en el malagueño, pero sin olvidar ni descuidar el regional, el nacional y el internacional.

En 1999 aún no había dado el salto a la política, algo que ocurriría cinco años más tarde. Ejercía como funcionaria de la Administración de la Junta en la Delegación de Salud y acababa de ser madre por segunda vez. Miraba con curiosidad la transformación de la provincia y de Málaga, donde muchos de sus desafíos, como la transformación del río Guadalmedina, que tenía a un paso de trabajo –lo que hoy es el Centro de Alta Resolución José Estrada–, estaba, como hoy, pendiente de una solución.

El puerto, en el otro extremo de mi vista, era un lugar ajeno y desconocido para los malagueños, pero este espacio sí ha sido una de las mejores sorpresas personales y políticas que me ha tocado vivir. Porque hoy está reconocido como un espacio urbano avanzado, moderno, destino de turistas y residentes, que lo sentimos como una parte más de la ciudad. Haber sido testigo de la caída del muro –la verja– que lo separaba de su entorno ha sido, junto al comienzo de las obras del metro, la inauguración del Museo Picasso y la estación María Zambrano, de los momentos más emocionantes y de impresión de cambio en estos 20 años en que nos ha acompañado La Opinión.

La sociedad que recuerdo entonces era aún muy analógica, muy de monocultivo en los medios de comunicación y aún muy masculina en la política, sin duda, y en el resto de ámbitos de poder y de toma de decisiones, pero ambiciosa y con ganas de avanzar en su modernización.

A través de estas páginas de periódico, y de su portal web, los malagueños hemos sonreído, nos hemos preocupado o hemos respirado aliviados (a veces también nos hemos emocionado). Todos los directores de La Opinión –Joaquín Marín, Tomás Mayoral, Juande Mellado y José Ramón Mendaza–, a quienes he tenido la suerte de conocer de cerca, han conseguido junto a un equipo joven y exigente una marca singular en el periodismo malagueño, con seriedad, apostando por lo digital y con una producción y un enfoque propios dignos de admirar.

Málaga y su provincia mantienen su esencia, pero el salto cualitativo en estas dos últimas décadas ha sido enorme. Y escaparate de todo eso ha sido, y es, este periódico, sensible y cercano siempre con los temas que más importan a los malagueños.

Porque el progreso llega a la provincia de la mano del AVE, del avance del aeropuerto internacional, de la red de autovías, del auge del turismo y de la marca cultural que ha logrado imponer la capital malagueña a nivel internacional. El avance se asienta en Málaga con la consolidación del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), que hace dos décadas había empezado a caminar con buen paso y ahora alberga a cerca de 20.000 trabajadores, y con la transformación que supone para la ciudad la integración de su puerto.

Pero no se trata solo de grandes proyectos e infraestructuras. El progreso de una sociedad se mide, además, con otros índices con los que siempre se ha posicionado La Opinión y que evidencian su compromiso social. Me refiero a la lucha por la igualdad y contra el machismo, a la defensa de nuestro medio ambiente y de nuestro patrimonio y a la denuncia permanente de las carencias en nuestros barrios y pueblos.

Con vosotros nos hemos informado del caso Malaya contra la corrupción en el Ayuntamiento de Marbella; del Festival de Cine; de nuestra Semana Santa y de nuestra Feria; de los éxitos y fracasos del Málaga C.F. y del Unicaja; de la agitada vida municipal en la Casona del Parque; o de la pérdida hace pocas semanas del pequeño Julen en el pozo de Totalán. Y siempre con rigor, compromiso y espíritu crítico.

Coincide el 20 aniversario de este periódico con mi etapa al frente de la Subdelegación del Gobierno en Málaga. Deseo que vivamos y relatéis otros muchos avances para una provincia que no se mira el ombligo, pero que va siempre por delante; con ambición silenciosa y talento discreto, pero imparable.

Dentro de las competencias de la Administración central, tenemos más cerca la transformación de los Baños del Carmen y la sede de la Biblioteca del Estado en el antiguo convento de San Agustín, y confío en que otras muchas iniciativas de las que dejan huella indeleble para las siguientes generaciones. Y siempre estaré esperando a que La Opinión nos ofrezca a diario el mejor de los titulares. Enhorabuena a todos los que hacéis posible este proyecto.

*María Gámez es subdelegada del Gobierno en Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog