03 de mayo de 2019
03.05.2019
Málaga de un vistazo

La Málaga pacocentrista

03.05.2019 | 05:00

El actual alcalde y candidato a perpetuidad de su propio partido, que es otro distinto y distante de aquel bajo cuyas siglas se presenta, después de haberle dado lo que técnicamente se define como «una bofetada sin mano» a Pablo Casado, ha instado a que el partido ese del que usted me habla se centre. Paco no es ya un verso suelto, sino una autoedición costeada de sus propias Rimas y Leyendas. Espíritu de equipo, sabes. Echando una mano al que hasta hace cuatro días bien contados era su amado presidente, su opción contra todo pronóstico y que ahora se convierte en un incómodo invitado para el que no hay silla. Un «tenemos que vernos€ Ya te llamo yo».

Pero, a mayores, además del desdén, se permite aconsejar a ese partido del que usted me habla qué debería hacer para no llevarse un batacazo. Otro. Dice que debería centrarse. Ahí hay miga.

Paco de la Torre ha sido siempre centrista. Sus límites de la ciudad están, por el norte, en calle Frailes; por el Sur tiene el Hotel del Puerto; por el oeste, el Guadalmedina y al este que le den. Fuera de ese pequeño Estado Vaticano, la mugre, los baches y los atascos. Más centrado, imposible.

En política municipal, lo mismo: para él, como pacocentrista que es, la actividad pública gira en torno a sí mismo, con algunas estrellas que acaban por ser bengalas y otras que, aunque tienen una órbita tan cercana que casi casi pudiera parecen que van a colisionar, terminan perdiéndose más allá de su azimut y no dejan recuerdo de su existencia. Su órbita parece errática salvo para el propio Paco, que sabe de donde viene y a donde va, que es lo único importante.

Paco por Paco igual a centro o igual a cero. Puro centro: ni frío ni calor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog