14 de mayo de 2019
14.05.2019
Al azar

¿Es 'Vengadores: Endgame' la peor película de todos los tiempos?

14.05.2019 | 05:00
Una imagen de Vengadores: Endgame.

¿Es Vengadores: Endgame la peor película de todos los tiempos? En mi condición de espectador que no se ha perdido ninguna de las películas infames del último medio siglo, empezando por Slumdog Millionaire, tengo derecho a pronunciarme. La abominación empieza con una escena campestre tan anodina que parece un anuncio de coches, y empeora durante tres horas ininterrumpidas.

Vengadores: Endgame reúne a un manojo de superhéroes con menos poderes que un candidato del PP. Son tan numerosos, y tienen tan poco que hacer, que se agradecería un índice onomástico. Salvo un par de excepciones castamente célibes, la mayoría encarnan a la familia heterosexual americana con hijos igual de heterosexuales, pero lógicamente avergonzados al ver a sus padres vestidos con panties. El combate final con los supervillanos posee el mérito artístico de un improvisado enfrentamiento de moros y cristianos en cualquier playa levantina. Ah, y los efectos especiales le hubieran parecido anticuados a Ray Harryhausen.

Para otorgar a Vengadores: Endgame el título de peor película de todos los tiempos, no hay que compararla únicamente con títulos simplemente inmundos como Dunkerque. Es necesario que empeore a engendros de superhéroes tan deplorables como Shazam!, que también he visionado para documentar este artículo. De nuevo, prueba superada a favor de la epopeya o prosopopeya, porque ya hemos dicho que dura tres horas de más. Y a quienes deseen cumplir el ritual de no perderse ni una intervención de Benedict Cumberbatch, el mito ocupa unos cinco minutos de pantalla. Interpreta a una pasmarote, no puedo garantizar que esté despierto.

Cuando en una película adviertes el pésimo montaje, la deprimente banda sonora y que cada actor desocupado de Hollywood ha dispuesto de una intervención episódica mientras medita en pantalla sobre su próximo proyecto serio, algo falla. O todo falla, según ocurre en Vengadores: Endgame con la excepción del dueto final entre Chris Pratt y Chris Hemsworth por el título de guardián en jefe de la galaxia.

Ocasionalmente se me ha sorprendido departiendo con un barcelonista. Me enamoré de una fanática de Miguel Bosé, que después fue novia de Joaquín Sabina, no se lo pierdan. Sin embargo, me declaro desde aquí totalmente ajeno a los trescientos millones de personas en todo el planeta que han aplaudido Vengadores: Endgame. Quién se atreve a pronosticar que no habrá una degeneración de los seres humanos, cuando esta película demuestra que ya se ha consumado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog