17 de mayo de 2019
17.05.2019
El palique

Se han cenado a Iceta

Hacer un Iceta será sinónimo de gatillazo. Hasta que Sánchez lo recoloque y sea sinónimo de sagaz jugada política

17.05.2019 | 00:02
Miquel Iceta, del PSC.

El Senado lo presidirá un socialista, con toda seguridad. Pero los independentistas han rechazado que sea un socialista del PSC que además es partidario, muy partidario (de hecho para algunos, demasiado partidario) del diálogo y los indultos. Rechazan una mano amiga o al menos no hostil. Ese es el plan del secesionismo, cuanto peor mejor. No son un país, son un limbo. Por primera vez en la historia un parlamento veta a un candidato a senador por ese parlamento. La cortesía parlamentaria era que cada partido daba los nombres del número de senadores que le correspondía y todos votaban a todos. Así se ha producido en el Parlament las 29 veces que les ha correspondido estas décadas elegir senadores.

Cataluña es diferente. En esto también. Iceta debía ser presidente del Senado entre otras cosas porque no hay nadie con más pinta de senador bien cenado. Un tipo sin complejos, simpático, no sectario y que, como dicen los cursis y los ingenieros, sabe tender puentes. Ideal. A Iceta debería Sánchez hacerlo ministro de la cosa territorial y las administraciones públicas, enviando el mensaje al secesionismo de que a veces si no se quiere caldo se han de tomar dos tazas. De democracia. El primer acto del ministro Iceta debería ser una entrevista con Torra, la Cataluña dual, Torra con el lazo y la cara de asco. Conociendo a Sánchez, tenaz donde los haya, no dará por perdida la batalla. Durante un corto periodo de tiempo, 'hacer un Iceta' será sinónimo de gatillazo. Hasta que Sánchez piense algo y hacer un Iceta se convierta en sinónimo de sagaz jugada política.

Tampoco descarten que el presidente del Gobierno ya tuviera previsto todo esto: dejar en evidencia que el secesionismo tiene menos ganas de calmar el furor político que un vegano de chuletón. De paso, el portazo de ERC y Junts per Catalunya le puede granjear un electorado en estas municipales que estuviera temeroso de componendas con el nacionalismo. Otro ángulo es que ahora necesite para la investidura a Bildu. Y de rebote: Ciudadanos se ve interpelado en la investidura de Sánchez.

A estas horas ya hay quien sueña con un bloqueo y la repetición de elecciones. PP y Cs, que se han abstenido, no han hecho uso de la elegancia, que sería haber adornado con el silencio su alegría por la derrota de Iceta. Encima lo han puteado. No tenemos arreglo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog