26 de mayo de 2019
26.05.2019
La señal

El pastor descarriado

26.05.2019 | 05:00

Un candidato de la Ciudad del Paraíso ha dicho en campaña que el régimen cubano es otro tipo de democracia, y no pasa nada. Franco, recordamos, decía que la suya también era una democracia, orgánica, pero democracia. Después no entienden cómo la Comisión Europea, un ejemplo nada más, multa con mil millones de euros a cinco grandes bancos por manipular el mercado, pero ¿no eran los bancos, el gran capital, los timoneles de la UE?, eso son contradicciones internas del capitalismo, dice una voz en off, y todo se justifica en aras del brillante porvenir del proletariado, que nunca llega, porque antes se le acribilla a balazos en las calles de Caracas, se le tortura en el Helicoide o se le remata de hambre en sus hogares y sin medicinas en los hospitales. Bueno, y en La Habana se detiene a los homosexuales que marchan por sus derechos. Es otro tipo de democracia, sí, es verdad.

Pero la controversia de fondo llevaba por título Felicidad: capitalismo vs. marxismo, anunciado como «el debate entre los dos mayores intelectuales del siglo XXI», y tuvo lugar en el Sony Centre de Toronto el pasado abril. Se enfrentaban Slavoj Zizek y Jordan B. Peterson. Hay que decir que el público, un tanto macarra, asistió como quien acude al boxeo. La verdad es que Zizek ponía más el acento en la igualdad y Peterson en la responsabilidad personal. En el pasado hubo debates memorables, como el de Rusell con Copleston sobre la existencia de Dios en 1948 en la BBC, o el de Chomsky y Foucault (1971). En España no hay estos debates, a lo sumo el de los Sánchez, los Casado y cia.

Pero muy bien el gobierno andaluz del presidente Moreno, y especialmente el portavoz y consejero, Elías Bendodo, que hace a cada paso pedagogía de las políticas que se siguen. La agresión a los profesores será atentado a la autoridad, con penas de prisión; igual debe pasar en los centros sanitarios, los que no se portan civilizadamente, aunque se les quiera educar, y hasta curar, deben penar. Pero si hay quien, en Málaga, ha de ser detenido porque agrede a su madre cuando fue a despertarle porque tenía una cita en la Fiscalía de Menores€

Menos mal que el Vaticano no pertenece a la UE y no se celebran elecciones a la eurocámara, porque todos los eurodiputados electos se integrarían en el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea -allí están desde el Partido Comunista Portugués a Bildu-. Como Konrad Krajewski, limosnero del Papa, que rompe en Roma el precinto de una compañía eléctrica para que un grupo de personas recupere la luz en un edificio ocupado. El todo vale, un podemita cualquiera. Pero el Vaticano no paga los 300.000 euros que debían los asaltapisos. Este cardenal, que ni es amonestado, va de Robin Hood, como Colau contra los desahucios antes de pisar la moqueta de la alcaldía de Barna. Sí, alguien decía que no creía que existiera ser amado alguno que diera poco trabajo, fuera fácil de conservar y no proporcionara algunos disgustos. Pero de ahí a€ Cuando veo tanta púrpura en tan poco espíritu me recuerda ese personaje los llamados jardines secos, los karesansui, construidos con poca vegetación, a veces solo con líquenes que se forman en las rocas. Un fantasma recorre hoy la Iglesia, adivinen, ojalá no dure tanto como el otro, al que tanto le une. ¿Y si el pastor fuese el descarriado y no las ovejas? Interesante supuesto táctico.

De esto hablamos en Arte de Cozina, en Antequera, después de una fugaz visita a la Colección MC Málaga. Tras los clásicos Denis Belgrano o Verdugo Landi, Alberca, Díaz Oliva, Chicano, Brinkmann, Peinado€ eso sí, apiñados en una sola sala, lo que resulta excesivo para aquel espacio. También departimos con desigual fruición del curso de piloto avanzado de drones de Ramón Martínez en la UNIA, y de una perdiz en caldogazpacho, la morcilla caraja con tomate y otras suculencias, lo que nos recuerda aquel libro de Laura Esquivel, un tratado filosófico de cocina. Delicioso.

Y que vote usted bien, que después pasa lo que pasa. Francisca Aguirre, recientemente fallecida, poeta de la desolación y la lucidez, escribió sin saber de esta carrera de convocatorias, siempre gozosas, a las urnas:


Ya nada podréis
porque la fuerza no estaba
en vosotros,
estaba en mi debilidad.

Nada conseguiréis
abandonándome,
porque el vacío no era vuestra ausencia
sino mi necesidad
de compañía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog