14 de agosto de 2019
14.08.2019
En corto

Si la cosa va en serio pierde gracia

14.08.2019 | 05:00
Si la cosa va en serio pierde gracia

Si hay dos rivalidades futbolísticas a muerte no son la del Real y el Barça, ni la de los dos grandes clubes madrileños, ni la de Betis y Sevilla, sino la del Sporting de Gijón y el Real Oviedo. En vísperas de liga, los dos equipos al completo, con sus directivas y sus capellanes (pues capellanes tienen) han ido por separado a postrarse ante la Virgen de Covadonga pidiendo su intercesión para lograr el ascenso a Primera, que ambas aficiones codician sobre todo para estar por encima de su eterno rival, a ser posible previo vapuleo en los clásicos partidos de alto riesgo. Bien, la cosa tiene su gracia, aunque recuerde, a muy pequeñita escala, a las advocaciones nacionales (a un mismo Dios) de los enemigos antes de entrar en guerra. Pero, caramba, al ver la seriedad y unción con que se toma la ceremonia echa uno en falta un toquecito de distancia irónica, en bien sobre todo de la religión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog