23 de agosto de 2019
23.08.2019
Reflexiones en el diván

Descanso mental

23.08.2019 | 05:00

Son muchos los deportes que no paran en verano y muchos de ellos si paran, pero los niños siguen compitiendo y dedicándose a ellos en campamentos o torneos de verano.

Con esto no quiero decir que todos tengan que descansar sí o sí y parar un tiempo por corto que sea, que pensándolo bien no sería mala idea y no tiene por qué venir mal.

Lo importante como entrenadores y familia, en el caso de los más pequeños es identificar cuándo es necesario o cuándo podría venir bien un descanso, cambiar de deporte, no sentir la obligación o el compromiso, no cumplir el hábito del horario, etc.

¿Cuándo y cómo identificar la necesidad de descanso?

- Cuando el cuerpo enferma repetidamente o se descubren nuevos dolores casi constantes.

- Cuando se empiezan a descuidar la puntualidad, el compromiso o incluso la vestimenta de entreno.

- Cuando la motivación ha descendido sin causa alguna y no saben por qué sienten dicha apatía.

- Cuando el estado de ánimo es inestable y se percibe cansancio y poca energía.

- Cuando no se percibe mejora, el estancamiento es demasiado o incluso se empeore en determinados detalles.

El descanso mental favorece la motivación, el aprendizaje más fluido, un estado de ánimo más positivo y genera frescura, energía y mejoría a nivel personal y grupal.

Enseñar a los deportistas a colaborar y hablar más con respeto sobre sus sensaciones, es muy positivo, ya que no siempre la solución es parar y no se debe asociar el problema al parón deportivo.

En numerosas ocasiones la solución del problema está en seguir, aguantar y resistir, generando fuerza mental y superando obstáculos ya sean físicos o mentales.

Son también algunos deportistas o familias que tras el verano deciden no seguir con la temporada por las notas, porque al avanzar de curso creen que va a ser más difícil y van a necesitar más tiempo para estudiar y sacar mejores notas.

ERROR!!!! Los niños son capaces de adaptarse a cada curso, con una correcta organización se puede entrenar y sacar buenas notas.
Hacer deporte favorece la organización, la memoria, la autoestima, etc. No consideréis la posibilidad de dejar un deporte por sacar mejores notas, es un error.

Probar deportes nuevos, conocer gente nueva, salir sin responsabilidad deportiva, leer libros por placer, pasear por la playa, saltarse la rutina de sueño, despreocuparse un poco por la comida, los estiramientos o las pesas, todo esto genera también reflexión y da señales sobre qué gusta, qué se necesita, a quién se quiere cerca, cómo cambia el propio cuerpo, etc.

Además, de todo se aprende y experimentar cosas nuevas suma también.

En mi caso, siendo entrenadora de un equipo cadete femenino de voleibol que pasa a su primer año juvenil y llevan desde septiembre comprometidas y mejorando, pasando de pista a a playa, estudiando y siendo responsables, he decidido dar dos semanas de descanso.

Descanso que nos servirá para empezar una pretemporada con más energía, sin acumular la idea de voleibol a diario y sin descanso, con ilusiones y objetivos nuevos.

El descanso no solo debe ser físico, debemos enseñar a descansar mentalmente también, para que el descanso sea correcto y recuperador. Que cada uno descubra cómo debe ser su descanso y disfrute de su tiempo libre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog